La plata para sueldos no aparece y la retención se acentúa

Son dos meses los adeudados a algunos estatales. Hay alumnos que llevan hasta 30 días sin clases.

Lo más visto



VIEDMA, ROCA y CIPOLLETTI- Una porción de los empleados estatales rionegrinos deberá esperar más de la cuenta para cobrar sus salarios de agosto. El Ministerio de Economía analizaba anoche la posibilidad de estirar hasta la semana próxima el cronograma de pagos de los haberes correspondientes a ese mes, cuando ya comenzó a correr el tiempo de descuento también para los sueldos de setiembre.

Mientras tanto, el descontento entre quienes todavía no cobraron se hizo sentir más aún ayer, cuando en Cipolletti instalaron una olla popular, en San Antonio ocuparon la delegación del CPE y en varias localidades se acentuó la retención de servicios. En algunos casos, los chicos de las escuelas llevan hasta 30 días sin clases porque los maestros no cobran todavía los sueldos de agosto.

Ayer en Roca se supo que la retención privó a algunos alumnos desde una semana hasta 15 días sin clases, aunque en otros casos la situación es más grave.

En Allen, el secretario de Unter, Aurelio Vázquez, advirtió que si no cobran los sueldos entre hoy y mañana cortarían la ruta 22, a la altura de la Secretaría de Fruticultura.

En lo que tiene que ver con el pago de los sueldos, la prórroga está relacionada con que las autoridades de Economía deben analizar cómo están los recursos propios a partir del ingreso de nuevas partidas de Rentas.

Inicialmente se había dado este viernes, como fecha tope para concluirlo con la percepción de haberes de docentes del interior, empleados del Tribunal de Cuentas, Fiscalía de Investigaciones Administrativas, judiciales de las tres circunscripciones y una parte del sector legislativo, ya que los 230 de planta y jornalizados -que deben cumplir horario- pudieron pasar por ventanilla.

El titular de la cartera, José Luis Rodríguez, volvió ayer a Viedma y de inmediato se reunió con sus principales colaboradores apuntando a un replanteo de los pagos, tomando en cuenta que los fondos se vieron restringidos al ingresar a la Tesorería un embargo por 800.000 pesos, a raíz de un juicio entablado por ex empleados del Banco de la Provincia de Río Negro en concepto de haberes mal liquidados. En consecuencia, sólo podrán derivar a los pagos de empleados públicos la mitad de esa cifra.

Antes de regresar a esta capital, el gobernador Pablo Verani agotó ayer las instancias de diálogo y gestiones durante una reunión de una hora y media con miembros del directorio del Banco de la Ciudad de Buenos Aires.

El mandatario concurrió al encuentro acompañado por el diputado nacional Rafael Pascual, y luego trató la situación financiera de la provincia con el ex presidente Raúl Alfonsín.

Acerca de los resultados del encuentro con los directivos bancarios, fuentes oficiales indicaron que “se trató de charlas de avance” pero aclaró que “tenemos que ser prudentes” sobre todo cuando en el medio está la decisión que hoy supuestamente tomaría el directorio.

Señalaron que la provincia ya entregó toda la documentación y ahora resta que el Banco Ciudad haga o no la propuesta sobre en qué condiciones Río Negro deberá devolver los 14 millones de pesos solicitados. Durante la entrevista con el directivo Carlos Pérez Rovira, Verani analizó las alternativas para que esta asistencia se corresponda con los tiempos de la provincia.

En algunos estamentos del Ejecutivo se percibió que la dureza no sólo es del Ciudad sino de los bancos en general, pues se interpretó que “con el proceso eleccionario en plena marcha no es fácil conseguir dinero en plaza” por lo tanto no se descartó que las puertas de los bancos se vuelvan a abrir. Como están las cosas, una porción de estatales deberá esperar aún más por sus salarios.


Comentarios


La plata para sueldos no aparece y la retención se acentúa