La Policía se cuida de ingresar a ciertos barrios

Dicen que es para preservar móviles y personal.



NEUQUEN .- El alto grado de confrontación entre la policía y los jóvenes de los barrios fue admitido ayer por el jefe de la fuerza, Luis Marcelo Jaureguiberry, al reconocer que hay “recomendaciones de no arriesgar” ingresando a sector considerados peligrosos.

Apuntó como uno de los sectores más conflictivos al barrio Parque Industrial, donde hace poco se han registrado los hechos más violentos entre efectivos y jóvenes. Están frescas aún las imágenes de los efectivos del grupo de choque Despo, que semanas atrás desplegaron toda su fuerza para allanar una serie de viviendas y arrestar a un grupo de sujetos.

Ya en esa ocasión varios jefes policiales admitieron que “si entramos con un patrullero y poco personal nos sacan a los tiros”.

En otro episodio que marcó un pico de extrema gravedad, ocurrido hace dos semanas, un efectivo baleó en el rostro a un muchacho del barrio Provincias Unidas. Este hecho motivó el enérgico rechazo del vecindario al accionar policial, a los que acusaron de provocar a los jóvenes y mantener con ellos una permanente actitud persecutoria. También lo cuestionó con severidad la APDH de Neuquén.

Jaureguiberry fue abordado ayer por los periodistas en Plottier, en oportunidad del acto en el cual fueron distinguidos porla fuerza y el Correo los dos suboficiales que el 6 de setiembre pasado abatieron a tiros a dos ladrones que habían asaltado la empresa en esa localidad.

Una versión, surgida de la propias filas policiales, dio cuenta que los efectivos fueron advertidos de no patrullar las calles internas de Provincias Unidas, escenario del último choque entre policías y jóvenes, como una manera de evitar roces con la población. “Lo desconozco, yo no he dado esa directiva”, respondió el jefe policial, pero a renglón seguido reconoció que la orden pudo ser impartida desde otros niveles de conducción de la fuerza.

Admitió que puede existir una “recomendación no arriesgar los móviles por el alto grado de agresión” hacia los agentes policiales en determinados sectores.

Dirigió su atención al barrio Parque Industrial como ejemplo de este panorama de beligerancia, “aunque no todo”, aclaró.

La sensación de inseguridad que atraviesa la ciudad y en especial los barrios, donde tanto las patotas como los ladrones actúan con preocupante impunidad, se ha agudizado en los últimos tiempos y la policía aparece superada, según lo que recogió una encuesta que publicó “Río Negro” el pasado domingo.

El trabajó reveló que apenas un poco más de la mitad de las víctimas de delitos concurre a la comisaría para denunciarlo. No fue más que una confirmación de lo que se viene reflejando en las crónicas cotidianas, en las cuales la gente manifiesta abiertamente su falta de confianza en el accionar policial.

Más allá de reconocer la limitaciones humanas y de infraestructura que acusa la policía, la comunidad no confía en la protección institucional. Razones no le faltan.

Como también lo señaló el estudio de Demoskopía, sólo un seis por ciento de los hechos investigados son esclarecidos.

“No creo que el personal esté superado” por las bandas, dijo Jaureguiberry y destacó que los patrulleros concurren a todos los barrios donde son convocados.


Comentarios


La Policía se cuida de ingresar a ciertos barrios