La ruta de los campings mapuches en Bariloche

Distintas comunidades ofrecen lugares para acampar. Suman cabalgatas, guiadas de trekking, venta de artesanías y de alimentos. Creciente aceptación entre los viajeros.



1
#

Un trekking de montaña con partida en las tierras de los Tambo Báez rumbo al refugio Jakob.

2
#

Cabalgatas. Las ofrece la comunidad Tambo Báez.

3
#

Isla Corazón, una maravilla en el lago Mascardi. Hay que caminar más de tres horas desde el camping.

La reconversión que buscan desarrollar distintas comunidades mapuches para adaptarse a las nuevas demandas y consumos las convirtió en prestadoras de servicios turísticos, con reconocimiento de Parques Nacionales y una creciente aceptación entre los propios viajeros.

El formato más habitual es el del camping, al que agregan en muchos casos la venta de artesanías, cabalgatas, guiadas de trekking, oferta de dulces, tortas fritas y otros alimentos regionales.

La característica común que se autoimponen es el cuidado del entorno natural y también la difusión de sus pautas culturales, que muchos acampantes valoran especialmente.

Una de las propuestas pioneras es el camping agreste Relmu Lafquen, que funciona en la cabecera norte del lago Mascardi, administrado por la comunidad lof Wiritray. El acceso está ubicado sobre el kilómetro 2.014 de la Ruta Nacional 40, de donde parte un camino de ripio de 3,5 kilómetros hasta el ingreso al predio.

Clarisa Montenegro, referente de la lof, dijo que el camping funciona desde hace 6 años y puede albergar en total a unas 150 personas. Ofrecen fogones, sanitarios, proveeduría y otros servicios básicos, incluida la bajada de embarcaciones.

Además de los turistas, son muchos los barilochenses que eligen ese rincón del parque nacional para disfrutar del bosque y realizar caminatas a playa Leones (90 minutos) o a la laguna Llum (unas 3 horas). Otra opción, algo más larga, es llegar al mirador de la isla Corazón.

“Para nosotros es una experiencia buenísima, aunque los peñi que trabajan en el camping no reciben un sueldo y es difícil que esto dé un ingreso suficiente para vivir –explicó–. La temporada es corta, no más de un mes y medio, y lo tomamos como una militancia que como un sustento económico”.

La tarifa del camping es de 230 pesos por persona para el pernocte y 150 pesos para pasar el día.

La lof Wiritray está integrada a la Red Argentina de Turismo Rural Comunitario y también participa del Área Intercultural de Comanejo del parque nacional Nahuel Huapi.

Un itinerario parecido es el que siguió la comunidad Huenchupan, en el paraje El Manso, donde también cuentan desde diciembre de 2015 con un camping, instalado con apoyo del Consejo Federal de Turismo. Desde allí es posible iniciar travesías de senderismo por la llamada Huella Andina y también contratar guiadas de rafting.

El camping está ubicado en El Manso, a unos 92 kilómetros al sur de Bariloche y se ingresa desde la Ruta 40.

Dentro del ejido municipal de Bariloche está asentada también la comunidad Tambo Báez, que desde hace años delimitó un espacio y cobra un arancel por estacionar los vehículos de quienes suben al refugio Jakob y desde la última temporada sumó otros servicios.

Jorge Navarlaz, descendiente de Pedro Báez (quien se asentó en la zona en los años 30 y crió ganado durante décadas), dijo que esperan generar “de a poquito” ingresos con el turismo. Armaron una gran carpa con fogón, ofrecen asados, curantos, cabalgatas, guiadas de trekking hasta un mirador cercano y práctica de rappel. Todo con reserva previa.

Las tierras están ubicadas en los faldeos de cerro Bella Vista, con ingreso por la Ruta Provincial 79, el llamado “camino viejo a Colonia Suiza”. De allí también parte la picada al lago Jakob, un ascenso que demanda alrededor de cinco horas.

“La gente está interesada y nos llama cada vez más –dijo Navarlaz–. Nuestra intención es trabajar, devolver a la tierra lo que nos da y mejorar el entorno”.

Al igual que los Wiritray y Huenchupan, el vocero de Tambo Báez aclaró que son una comunidad “pacífica”, que mantienen una política de diálogo intercultural con los organismos del Estado y que pretenden “diferenciarse de RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), que tantos problemas trajo”.

¿Cuánto cuesta?

“La gente está interesada, nos llama cada vez más. Nuestra intención es trabajar, devolver a la tierra lo que nos da y mejorar el entorno”.

Jorge Navarlaz, de la comunidad Tambo Báez

Voy + La cordillera

Datos

$ 230
La tarifa del camping es de 230 pesos por persona para el pernocte y 150 para pasar el día.
“La gente está interesada, nos llama cada vez más. Nuestra intención es trabajar, devolver a la tierra lo que nos da y mejorar el entorno”.

Comentarios

La ruta de los campings mapuches en Bariloche