La única fuente de agua no funciona, y costó millones

La obra se construyó, junto con una rotonda, en la avenida 12 de Octubre. La inauguraron en abril de 2015 y funcionó poco tiempo. No está en los planes del intendente Gennuso reactivarla.



El paso del tiempo y la falta de mantenimiento dejaron su huella en la carpeta de hormigón. Foto: Alfredo Leiva

El paso del tiempo y la falta de mantenimiento dejaron su huella en la carpeta de hormigón. Foto: Alfredo Leiva

Las fuentes de agua son obras arquitectónicas que lucen imponentes en algunas ciudades. Son íconos y atractivos turísticos. Es el caso, por ejemplo, de la fuente del Tritón, en Roma, que el maestro del barroco italiano, Gian Lorenzo Bernini, diseñó por 1643. La fuente de La Barcaccia, que se finalizó en 1627 por encargo del Papa Urbano VIII, o la emblemática Fontana di Trevi, que se terminó en 1762 tras 30 años de trabajo. Y en Madrid, la Fuente de Cibeles, construida en 1782, que es uno de los símbolos de esa ciudad. Siglos después, esas fuentes siguen en funcionamiento a pesar del paso del tiempo.

Bariloche tiene su propia fuente de agua. Se diseñó y construyó a principios de 2015, pero estuvo operativa unas pocas semanas. Más de 4 años y 9 meses después, la obra está fuera de servicio y no hay ninguna señal de que se vuelva a poner en funcionamiento.

La ejecución de algunas obras públicas en Bariloche es toda una odisea. Un caso reciente es la remodelación de calle Mitre, donde se tiró tantas veces hormigón que tal vez alcanzaba para asfaltar varias cuadras de la ciudad.
La primera fuente de agua de Bariloche es otro caso. En la construcción de esa obra y de la rotonda, ubicada en un punto neurálgico de la avenida 12 de Octubre, se gastaron alrededor de 10 millones de pesos a valores de 2014-2015, cuando el dólar oficial no superaba los 9 pesos.

Así se informó en el comunicado que difundió la municipalidad tras la inauguración. Se explicó que la fuente y la rotonda eran obras complementarias de la pavimentación de calle Esandi que, sumando todas sus obras anexas, había constituido una inversión de casi 80 millones de pesos.

La exintendenta María Eugenia Martini y el exsenador Miguel Pichetto inauguraron en 2015 la fuente. Foto: archivo

La empresa Codistel construyó la fuente y la rotonda. Codistel es conocida para gran parte de la población de esta ciudad porque hizo varias obras de asfalto.

La exintendenta María Eugenia Martini inauguró, junto al entonces senador Miguel Pichetto, la obra la noche del 4 de abril de 2015. Fue un acto que convocó a muchos dirigentes peronistas de la ciudad. Estuvo hasta la Banda de la Escuela Militar de Montaña. Por esos años Pichetto era un amigo. “Si no fuera por Miguel, muchas de estas cosas serían impensables”, destacó Martini esa noche. Hoy, los dos caminan senderos diferentes.

Esta es una obra muy esperada por la ciudad y también es muy simbólica, representa el esfuerzo de toda una comunidad para levantarse después de años de abandono del Estado y ponerse en pie

exintendenta María Eugenia Martini.

Olvido

Martini se marchó de la Intendencia a principios de diciembre de 2015 tras perder la elección con Gustavo Gennuso.

Pasaron cuatro años de la primera gestión de Gennuso y la obra sigue fuera de servicio. Olvidada.

En ese período nunca la reactivaron. Y tampoco está en la carpeta de las obras que el jefe comunal proyecta hacer en el segundo mandato, porque demandaría una inversión importante que el Ejecutivo municipal prefiere destinar a otro objetivo, explicaron desde el gobierno municipal.

¿Por qué no funciona? Es la pregunta que surge cada vez que turistas y residentes pasan por ese punto de la avenida 12 de Octubre.

“Está mal construida”, afirmó el secretario de Servicios Públicos del municipio, Eduardo Garza. Dijo que tiene “un montón de cosas por arreglar”.

“Las cañerías están muy obsoletas”, explicó. Recordó que cuando quisieron ponerla en marcha provocó un derrame permanente de agua.

Sostuvo que provocaría trastornos en invierno porque acumularía hielo en la rotonda por donde miles de automotores circulan a diario.

Es preferible que esté anulada [la fuente] a que esté en funcionamiento

Eduardo Garza, secretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Bariloche

Garza comentó que para reactivarla habría que cambiar todo el mecanismo que provee de agua a la fuente. Pero aclaró que hacer esa inversión “no está dentro de las prioridades”.

“Se ha pensado en buscar algún inversor particular para modificarla, pero es algo que hoy no es necesario”, aseguró.

Afirmó que habían cambiado los tanques de reserva de agua “que se partieron porque eran de mala calidad”. En esas cisternas se almacena el agua que abastece al sistema de riego y a la fuente.

“Yo hubiera hecho otra cosa, más vistosa, más autóctona de la zona”, opinó Garza.

Recuperar esa obra demanda una inversión importante. Foto: Alfredo Leiva

Dijo que por las temperaturas bajo cero que hay en los inviernos en Bariloche “no era eficiente” hacer una fuente de agua como la que se construyó.

Comentó que la mejor opción era haber llamado a un concurso público de ideas “y que lo decida la comunidad”. “Claramente es algo en que se han equivocado”, afirmó.

Inversión

Garza manifestó que hacer los trabajos para poner en marcha la fuente de agua “es una inversión que no se justifica”.

Afirmó que habían intentado ponerla en funcionamiento, pero “el agua desborda para cualquier lado”. Describió que la carpeta de hormigón de la fuente “es algo feo, que no es vistoso”.

Además, puntualizó que cuando se hizo la rotonda no se previó cambiar las cañerías de agua, que eran bastante viejas, con el DPA.

Recordó que había problemas de abastecimiento de agua en ese sector de la ciudad. “Es preferible que esté anulada (la fuente) a que esté en funcionamiento”, concluyó Garza.

Dijo que una opción es que los integrantes de la comisión de la Ecotasa evalúen una alternativa de cuál es la inversión necesaria para recuperar esa obra. En esa comisión participan representantes del sector privado turístico y comercial y de la municipalidad.

Hace más de 2 mil años AC, los minoicos y después los micénicos desarrollaron técnicas avanzadas para el abastecimiento y transporte de agua, drenaje, eliminación de aguas de lluvia y residuales, protección contra inundaciones e irrigación.

Justamente, la Fuente de Filipo se construyó por esos siglos, en la antigua Grecia. El rey Filipo II de Macedonia la mandó a construir. Por esos años no había computadoras, ni la maquinaria ni el conocimiento del siglo XXI.

Más de 2.300 años después sigue en funcionamiento. La fuente de agua de Bariloche no estuvo ni un año operativa.

Los planos de la obra no aparecen en el Municipio

Resolver los problemas de la fuente de la rotonda del Ñireco es un dolor de cabeza. Y todo se complica más porque no están los planos de la obra.

Así lo aseguró una alta fuente oficial que conoce del tema. Dijo que los planos no aparecen y no hay personal municipal que conozca el mecanismo de funcionamiento.

“Nadie hizo un seguimiento de la obra y no quedó gente en el municipio preparada para saber cómo funciona”, explicó.

“Es una cosa que está pensada mal”, sostuvo. “Al tener unos chorros muy finos para la salida del agua, se generaba un gran vapor de agua que con el viento se dispersaba en los alrededores y en invierno se transformaba en una pista de hielo”. Ese problema nunca se pudo resolver.

Otra complicación es que los tanques de almacenamiento que pusieron abajo de la fuente, los instalaron sobre la tierra.

Dijo que las paredes se desmoronaron, porque “no construyeron un cajón de cemento para proteger” esas cisternas con capacidad para casi 2000 metros cúbicos.

Explicó que la obra tiene un circuito de cañerías por donde circula el agua, eso genera presión y con una bomba se impulsa para que salga por los picos de la fuente. Esa agua vuelve a una especie de “palangana”, sale por una exclusa y se recicla para volver a utilizarla.

Además, el sistema tiene una pequeña computadora para manejar las 8 estaciones de riego, y trabaja en forma independiente a la fuente.

“El planteo de esa obra desde el vamos estuvo mal hecho”, opinó la fuente oficial. No era el lugar indicado para construir una fuente.

Dijo que cuando se hizo tiempo atrás una estimación del costo para repararla, rondaba los 3 millones de pesos. Ese monto hizo que desistieran de seguir adelante para tratar de ponerla en funcionamiento.

La exintendenta María Eugenia Martini había asegurado a finales de febrero de 2017 a Río Negro que la fuente había costado aproximadamente 2,5 millones de pesos, que aportó Vialidad Nacional.

La fuente comentó que el personal de Parques y Jardines del municipio recibe insultos cuando trabaja en la rotonda. “Nadie quiere ir a laburar ahí. Por eso, van bien temprano”, comentó.

Dijo que en estos años no se ha hecho nada por reparar la fuente. Recordó que el primer invierno –en 2015– “ya no anduvo más” y no terminaron ni de colocar las luces”.


Temas

Bariloche

Comentarios


La única fuente de agua no funciona, y costó millones