“La verdad es triste, señor ministro”



Señor ministro Casamiquela: Me comunico desde Allen, Río Negro, Argentina, zona del Alto Valle donde la actividad principal es la agricultura frutícola de pepitas (manzanas y peras) y carozo (nectarines, pelones, ciruelas, duraznos). Me presento: mi nombre es Julián Nicolás Ottonello Constantinidis, nací en Allen, tengo 24 años, soy productor, estudiante y estoy en busca de otros rumbos. Mi inquietud principal es comunicarle que volvió a caer granizo en las chacras cultivadas en varios punto del Valle, lo que afectó seriamente la producción. La situación es preocupante porque hay un problema generalizado que se fue sumando hace varios años y hoy les llegó a todos. A esto se le sumó el factor climático que, por tercera vez consecutiva en lo que va de la temporada, castigó con la caída nuevamente de granizo, producto del cual hay una destrucción total de la producción y una pérdida de fuente laboral. Vea los medios de comunicación provinciales y estará al tanto de lo que pasó en estos últimos días. Existen muchas cuestiones que hay que plantearse y numerosos problemas acumulados y nuevos que se fueron generando durante este año. Lo que veo es que los productores no son capaces de formar representatividad institucional para llevar a cabo las gestiones sustanciales para dirigirse a nivel provincial, regional y nacional. Ésta es una autocrítica hacia la actividad, que nadie se hace pero le comento para que la conozca. Soy productor, hijo y nieto de productores; no pido un subsidio sino políticas de Estado, asistencia directa y permanente del ministerio. Mucha gente va a quedar en la calle, muchos productores se ganarán muchos juicios este año, muchas empresas entrarán en convocatoria y el caos florecerá en las calles y rutas del valle. Ni le cuento de la actividad indirecta que genera la fruticultura, donde el comerciante que les provee al empleado rural y a los demás actores de la producción reducirá sus ventas más de lo habitual. Talleres mecánicos sin cobrar, todo bajará; conformándose una etapa de recesión económica más grande aún que la del año pasado. Participo en las reuniones de la Cámara de Productores de Allen y sus nexos con las demás instituciones. Nunca ejercí la política, siempre laburé en la chacra y para la chacra. Pero hoy la necesidad me obliga hacer más que nunca política, porque mis antecesores no son capaces de llamar a los jóvenes y enseñarles a participar y a continuar con la actividad. La mayoría emigra a las grandes orbes para profesionalizarse en otros rubros antiagrícolas y cuando usted asiste a una reunión los jóvenes llegan a ser menos del 10% del total de la gente que se encuentra allí. ¿Dónde está el futuro?, donde se construyó con más de una generación y esfuerzo. La verdad es triste señor ministro. Ojalá pueda conocer cuanto antes la situación e iniciar una nueva dinámica de trabajo mutuo para concretar soluciones en conjunto, con responsabilidad y compromiso; a corto, mediano y largo plazos. De más está decir lo que fue hace varias semanas la gestión que tuvieron los diferentes frentes de la fruticultura con Nación, una iniciativa positiva. Casi todas las variables son negativas para este año para que la rentabilidad sea buena. No sé cuáles son las políticas claras de Estado para esta zona, quizás sea el petróleo y estaremos en una etapa de transición, pero le pido por favor que trabajen para evitar el caos que se está palpitando. Sé también que el Estado no es Dios y no puede solucionar toda la problemática, pero tampoco ausentarse. Se han reunido todos los productores en Federación de Productores en Cipolletti, para que vaya sabiendo que necesitamos soluciones rápidas y concretas. Julián Ottonello Constantinidis DNI 35.060.053 Allen

Julián Ottonello Constantinidis DNI 35.060.053 Allen


Comentarios


“La verdad es triste, señor ministro”