Las bebidas alcohólicas, un negocio millonario que seduce a las estrellas

Al tope de la lista figura George Clooney que acaba de vender su marca de tequila por unos 1.000 millones de dólares, pero colegas como Brad Pitt, Drew Barrymore o Justin Timberlake, entre muchos otros, optaron por ese negocio.

Las bebidas alcohólicas, un negocio millonario que seduce a las estrellas

Al tope de la lista figura George Clooney que acaba de vender su marca de tequila por unos 1.000 millones de dólares, pero colegas como Brad Pitt, Drew Barrymore o Justin Timberlake, entre muchos otros, optaron por ese negocio.

La noche en la que que George Clooney estaba en México junto a su amigo, el empresario Rande Gerber (marido de Cindy Crawford), catando tequilas y tuvo la idea de crear el propio porque ninguno le parecía lo suficientemente bueno, no imaginó que cuatro años después esa idea le generaría 1,000 millones de dólares.

“Si en aquel momento nos hubieran preguntado si íbamos a tener una compañía de mil millones de dólares, no creo que hubiéramos contestado que sí”, confesó el actor, quien a su vez dejó en claro que junto a su socio seguirán siendo parte de “Casaamigos”.

Hay varios ejemplos que evidencian que en estos tiempos las figuras consagradas del cine y la música quieren ser algo más que la imagen del producto.

Recientemente la actriz Katie Holmes asistió a un taller corto de la Escuela de Negocios de Harvard, como parte del programa de Entretenimiento, Medios y Educación Ejecutiva de la Universidad.

“Lo primero que se ha incrementado es el conocimiento empresarial de muchas de estas celebridades“, dijo el consultor Will Hayllar al ser entrevistado por el diario británico The Telegraph.

Jay-Z

Según el especialista, suele haber una fuerte alianza entre las estrellas y pequeñas empresas emergentes que no cuentan con crédito suficiente para cubrir los costos pero ofrecen la oportunidad de unirse a su crecimiento.

En ese sentido, Hayllar explica que para estas compañías supone un mensaje “muy poderoso que estas personalidades le digan a sus fans: ‘Puedes no haber oído nada sobre esta marca pero creo que va a ser grande, así que pongo mi dinero en ella”.

El apoyo de un famoso se traduce en un evidente impulso de la exposición y las ventas de cualquier firma, transmitiendo una mayor confianza al consumidor si ese respaldo se materializa con su entrada en el accionariado.

A veces esta relación sobrepasa los límites del marketing para trasladarse al terreno artístico, con raperos como Jay-Z o Sean Combs (P. Diddy), quienes incluso mencionan los nombres de sus respectivas marcas de champán y vodka en sus canciones, consigna el diario El País.

La gran mayoría de estas celebridades que se lanzan al mundo de los negocios se decantan por el vino u otras bebidas espirituosas aunque también hay excepciones como la de Ashton Kutcher, que apostó por Airbnb y Uber antes de que fueran mundialmente conocidas.

Justin Timberlake

El tequila es un negocio que atrae a los músicos como ocurrió con Justin Timberlake, propietario de “Sauza 901”, Carlos Santana de “Casa Noble” y Adam Levine de “Santo Mezquila”.

El vodka es otro ejemplo que tiene al rapero Diddy como mejor exponente ya que su marca “Cîroc” es una de las más consumidas del mundo.

El actor, guionista y director Dan Aykroyd, quien fundó “Crystal Head”, marca conocida por su botella con forma de calavera, Pitbull, Voli Light, y Channing Tatum, Born and Bread, elaborada con papa.

Y la lista sigue con David Beckham y el rapero canadiense Drake que apostaron por el whisky. El primero con “Hig Club” y el segundo con “Virginia Black”.

Marilyn Manson no se quedó a atrás y buscó algo a su medida, como el absenta y Danny DeVito fue por el limoncello, haciendo honor a sus orígenes.

Finalmente, están aquellos que optaron por lo más romántico y se decataron por el vino, como el director Ford Coppola, quien vive gran parte del año en su viñedo; el cantante Sting o la actriz Drew Barrymore.

El grupo de rock AC/DC se asoció con una bodega australiana para crear su marca personalizada, que vende botellas con nombres tan sugerentes como “Back in Black” Shiraz o Thunderstruck Chardonnay.

El sector vitivinícola atrajo también a los grandes nombres de la moda, como Cavalli, Valentino, Ferragamo o los propietarios de Chanel, entre otros.

Bob Dylan, Gerard Depardieu y Diane Keaton, Angelina Jolie y Brad Pitt adquirieron un viñedo en la Provenza francesa por valor de 60 millones de dólares.

De esos viñedos nació el rosado Chateau Miraval, considerado por la crítica como uno de los mejores vinos del año 2013 y agotado pocas horas después de haberse puesto a la venta.

Agencias


Comentarios


Las bebidas alcohólicas, un negocio millonario que seduce a las estrellas