Las calles innovan con los nombres

La gente de los barrios se anima a romper con las denominaciones tradicionales. En el Concejo Deliberante se están debatiendo varios proyectos, entre ellos, uno del sector Batilana que quiere que sus calles lleven nombres de civilizaciones antiguas.

#

Sin nombre. Tres calles del sector Batilana de Alta Barda aún conservan códigos numéricos.(Foto: juan thomes )

Desde hace unos años los barrios de Neuquén vienen rompiendo con el tradicionalismo a la hora de proponer nombres para sus calles. Así, los pedidos ante el Concejo Deliberante dejaron de lado los típicos como Gobernador Asmar o Lago Huechulafquen para pasar a proponer otros, como por ejemplo, de civilizaciones antiguas.

Las denominaciones de las calles hacen referencia también a la necesidad de los habitantes de cada barrio de identificarse con el sector donde viven.

Ayer los concejales de la comisión de Acción Social comenzaron a tratar un proyecto de ordenanza para designar a tres calles del sector Batilana del barrio Alta Barda, con nombres de “civilizaciones mediterráneas de la edad antigua”. Proponen Los Fenicios, Los Romanos y Los Griegos para arterias que son de tierra y que actualmente son identificadas con códigos numerales.

Los fundamentos

Para que una calle lleve determinado nombre no se exigen demasiados requisitos. En el caso de que se proponga el nombre de algún habitante de la ciudad o provincia debe contar con una trayectoria reconocida.

Si se propone el nombre de una localidad, tienen que haber una causa que lo justifique, todo pensando que los nombres permanecerán a lo largo de varias generaciones. En todos los casos, los fundamentos que los justifiquen deben ser irrefutables. Las primeras calles de la ciudad de Neuquén fueron bautizadas con nombres de presidentes, gobernadores, primeros pobladores y próceres que años después fueron cuestionados.

Incluso se le impuso nombres a calles de personalidades que se destacaron en otras geografías, como es el caso de Rufino Ortega Molina. Luego vinieron los nombres de ciudades, provincias, lagos, ríos o volcanes.

Las palabras mapuches comenzaron a imponerse como un justo reconocimiento a los pueblos originarios y su lengua. Así nacieron las calles Quimey, Raihue y Nehuen del barrio Melipal. También aparecieron Las Flores, Los Cipreses, Los Lirios, Muticias del barrio Alta Barda.

Los sectores más nuevos en la meseta neuquina buscaron distinguirse del resto y así nacieron calles y pasajes que son un verdadero canto a la poesía. Un sector de Alta Barda tiene calles con nombres como Volcán de manos, Cuerda del Cielo, Árbol de Catedrales o Ramos de sal, que son fragmentos de poemas de Pablo Neruda. Ahora, si el Deliberante aprueba el proyecto de Batilana, Neuquén tendrá calles que recuerden civilizaciones antiguas.


Temas

Neuquén

Comentarios


Las calles innovan con los nombres