Las clases no empiezan en la escuela especial de Allen

Las tareas de refacción, que llevan ya dos años, atentan contra la seguridad del establecimiento. Los chicos no pudieron volver a las aulas, por lo que sus padres están



ALLEN (AA).- Los chicos de la Escuela Especial 2 de esta ciudad aún no pudieron regresar a las aulas. Tras el postergado inicio del ciclo lectivo en toda la provincia, la falta de finalización de las obras de ampliación y también de medidas de seguridad en el establecimiento hicieron imposible que los estudiantes iniciaran las clases hasta el momento.

Los padres de los alumnos se mostraron muy preocupados por la situación edilicia. Ayer la directora de la institución, María Alicia Giordanella, confirmó que aún nadie certificó la finalización de las obras en el colegio allense.

“No han entregado la ampliación ni las llaves de la nueva parte, tampoco han terminado de poner las rejas ni retirado el medidor de la obra. Pero, por otro lado, desde Viedma -todo por comunicaciones telefónicas que hemos hecho porque no hay nada por escrito- dicen que los trabajos ya están terminados”, señaló Giordanella.

Los trabajos que se pretenden inaugurar este año, luego de más de dos años de iniciados, son un salón de usos múltiples, cuatro nuevas aulas y sanitarios.

“Por toda esta situación es que decidimos no iniciar las clases, porque las condiciones de seguridad no estaban dadas y hoy tampoco lo están. Y podemos decir que todavía no hay fechas definidas ni posibles para empezarlas”, indicó la titular de la Escuela Especial.

Los viejos reclamos para lograr la terminación de las tareas de ampliación en el actual edificio ubicado en la calle Jujuy se reactivaron este año desde los primeros meses, pero hubo pocas respuestas inmediatas, sostuvieron las autoridades escolares.

“Hicimos nuevos pedidos, incluso nos reunimos con el intendente y hablamos con la delegada (del Consejo Provincial de Educación) Ana Marinozzi para pautar una reunión el 17 de marzo. Pero estuvimos nosotros, los padres y hasta el intendente, pero Marinozzi no apareció y ni siquiera se excusó después”, aseguró Giordanella.

Si bien la estructura edilicia visiblemente está finalizada, resta efectuar algunas termi

naciones, se indicó. “Falta terminar de poner las rejas, quitar el medidor de obra, arreglar los paredones porque se están cayendo y adecuar el mínimo patio que quedó. Porque acá vienen chicos con características diferentes, no hay que olvidar que esto es una escuela especial”. En este sentido, se comentó que las clases se iniciarán una vez que queden inauguradas las nuevas instalaciones porque, si no, cuatro grupos de estudiantes -más de una treintena de niños- no podrán desarrollar los pre-talleres.

La matrícula este año asciende a unos 140 alumnos y, dadas las características especiales de cada uno y las diversas propuestas educativas existentes, se necesitan mayores espacios que en una escuela común.

“El año pasado ya un grupo debió distribuirse en otras aulas por falta de espacio y durante algunos días, en un solo salón llegaron a trabajar hasta tres maestros juntos”, explicó Giordanella.


Comentarios


Las clases no empiezan en la escuela especial de Allen