Las diferencias actuales



En la nota central mencionamos como evolucionó el sistema frutícola del vecino país en las últimas décadas y las gruesas diferencias que encontramos con el Valle de Río Negro y Neuquén. En estos últimos años, estas asimetrías se profundizaron aún más. Si bien la mayor parte de los países del Hemisferio Sur están sufriendo la debilidad del dólar como moneda de referencia, la Argentina tiene otras variables que están afectando negativamente el ya pobre desempeño que viene registrando la industria frutícola en los últimos años. - El problema político es determinante en todo este proceso de deterioro. Al gobierno central no le interesa el futuro de la fruticultura. Embuídos en un relato totalmente retrógrado, aducen que la causa de todos los males que sufre la actividad se debe al accionar de las empresas de la región. Las provincias que deberían prestar su apoyo a un sector que da trabajo a más de 30.000 personas por año, no se animan a levantar su voz por temor a ser sancionadas por el poder central al realizar genuinos reclamos en pos de mejorar las actuales condiciones de la actividad. El sector político chileno esta empapado en los problemas que atraviesa el sistema frutícola de su país y en más de una oportunidad se escucharon importantes debates sobre la ayuda que necesita el sector. - Los costos de producción en la Argentina están dejando fuera del mercado a gran parte de la oferta exportable del Valle. Sin ir más lejos, cada temporada que pasa es más difícil colocar la manzana de la región en el mercado ruso producto de la pérdida de competitividad que esta teniendo esta especie en manos del resto de los países del hemisferio sur que venden su fruta en ese destino. - Los costos laborales en Chile son entre un 30 y 55% menores que los que tiene la Argentina. - La maquinaria en el vecino país es mucho más económica. Un ejemplo: un tractor Massey Ferguson 275 en el vecino país tiene un costo de 31.956 dólares mientras que en el Valle de Río negro y Neuquén ese mismo tractor vale 46.957 dólares.


Comentarios


Las diferencias actuales