Se demoran las inversiones prometidas por Capsa en el cerro Catedral

El plan de obras que la empresa debería ejecutar a partir de este mes en el cerro, según las obligaciones que asumió con la prórroga de la concesión, no fue aprobado todavía por el municipio.




El compromiso de la firma era empezar con los trabajos en octubre, pero, hasta el momento, las áreas técnicas del municipio no recibieron la documentación. (Foto: archivo)

El compromiso de la firma era empezar con los trabajos en octubre, pero, hasta el momento, las áreas técnicas del municipio no recibieron la documentación. (Foto: archivo)

El plan de obras que la empresa Capsa debería ejecutar a partir de este mes en el cerro Catedral, según las obligaciones que asumió con la prórroga de la concesión, no fue aprobado todavía por el municipio, que está a la espera del proyecto técnico y de los estudios de impacto. 

Río Negro intentó comunicarse con un directivo de la empresa que no respondió. También se le comunicó, mediante una fuente de Capsa, sobre la información, sin que se recibiera la versión de la compañía.

En este primer año de concesión Capsa debía comenzar con el tendido eléctrico de media tensión, la excavación para el reservorio de agua destinado a la fabricación de nieve y el montaje de las bases para las futuras telesillas Conexión 4 y Princesa 6

El compromiso de la firma era empezar con los trabajos en octubre. Pero hasta hoy las áreas técnicas del municipio no recibieron la documentación. 

El secretario de Ambiente y Desarrollo Urbano, Pablo Bullaude, dijo que Capsa “presentó un primer documento hace dos semanas”, sobre el cual el municipio pidió ampliaciones y ahora la concesionaria “quedó en remitirlo completo el próximo lunes”.

Dijo que esa memoria es en realidad “un plan de trabajo general, con los proyectos de ingeniería y un mayor detalle técnico del que figura en el contrato”.

Sobre eso el municipio deberá establecer los “términos de referencia” para los estudios de impacto ambiental que debe encargar la concesionaria. Además, si bien la conformidad final depende de la municipalidad, necesariamente deberán intervenir otros organismos.

Bullaude dijo que la afectación de cuencas hídricas obliga a pedir dictámenes al Departamento Provincial de Aguas y por la afectación de la vegetación será indispensable la opinión de la subsecretaría de Recursos Forestales de Río Negro.

También en relación a la obra eléctrica tiene que existir un aval de la CEB. La complejidad del trámite y los pasos a cumplir a esta altura tornan imposible que las obras comiencen en octubre, tal como quedó establecido en el contrato de adecuación contractual, que Capsa firmó en mayo con el municipio y le asegura la concesión del cerro hasta 2056. 

La empresa se comprometió a invertir 22 millones de dólares en la modernización del centro invernal y tiene un plazo de cinco años para terminar las obras

Debido a la magra temporada que vivió el cerro debido a la pandemia Capsa ya incurrió en un primer incumplimiento con el canon anual, de 51 millones de pesos, que ya debería haber pagado en su totalidad.

El municipio le concedió un plan en cuotas hasta septiembre de 2021. Pero no había indicios hasta ahora sobre una decisión de Capsa de postergar las inversiones. 

Bullaude dijo que el trámite a seguir es el de cualquier obra importante que se presenta al municipio y que no requiere cambio de parámetros urbanísticos, de modo que solo se piden los estudios de impacto e intervienen los equipos técnicos del Ejecutivo.

No hace falta que pase por el Concejo Municipal, ni tampoco un llamado a audiencia pública. Esto último sí será un requisito obligado para el nuevo desarrollo inmobiliario sobre 70%, que sería el negocio más redituable para Capsa y su principal motivación para requerir la prórroga del contrato. 

“No sé por qué demoraron la presentación”, dijo Bullaude. Los intentos por obtener alguna precisión por parte de la empresa fueron infructuosos. En mayo pasado, la gerente de la firma Helga Salvatelli, ya en plena cuarentena por el coronavirus, había dicho que el objetivo inmediato  de Capsa era cumplir con las obras de modernización según el cronograma planteado.

Y que debían iniciar necesariamente en primavera para aprovechar el buen tiempo y tener la primera etapa concluida antes del próximo invierno. 

Salvatelli había asegurado que este año empezarían con la obra civil para emplazar dos telesillas, además de un tendido eléctrico de 13,2 kV y la excavación del reservorio de agua, lo cual demandará “el empleo de muchos trabajadores”. 

Además, el plan prevé para este primer año la instalación de dos nuevas “magic carpets”, cuatro cañones de nieve TF10 en la base de la montaña y la “perfilación” de la pista paralela.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Se demoran las inversiones prometidas por Capsa en el cerro Catedral