Las postales que dejó el año de la pandemia

La llegada del coronavirus al país cambió radicalmente la forma de trabajo en los campos petroleros. En los municipios de la zona también hubo modificaciones. La recuperación de la actividad en los yacimientos de Vaca Muerta fue lenta pero sostenida.




En Neuquén la gente revuelve la basura a pocos metros de los predios petroleros. (Foto: archivo)

En Neuquén la gente revuelve la basura a pocos metros de los predios petroleros. (Foto: archivo)

La pandemia de coronavirus dejó un 2020 realmente excepcional, un año que sin dudas no se puede comparar con ningún otro, pero en el que además se vieron postales impensadas no solo en las calles sino también en los yacimientos y empresas petroleras.

Para el 19 de marzo, la actividad en los bloques fuertes de Vaca Muerta ya mostraba el primer golpe que había sido el brutal desplome del precio internacional del petróleo, que sumado al bajo precio nacional del gas llevó a la actividad en la zona a tener un menor ritmo.

Pero al día siguiente cambió todo, cuando se dispuso que por el alcance del distanciamiento social y obligatorio en los yacimientos solo podía trabajarse con guardias mínimas.

El constante ir y venir de camiones, camionetas y combis a los yacimientos se frenó, las empresas de servicios especiales se vaciaron y en las locaciones incluso quedaron algunos equipos que no alcanzaron a ser trasladados.

El Corredor Petrolero que conforman las rutas 7, 51 y 67 se tornó en un camino vacío y la tradicional imagen de los miles de enormes camiones que pululaban como hormigas por las rutas dejó paso a un camino despejado, con apenas el paso de un par de vehículos por minutos.

En Añelo, la ciudad que hace de corazón de Vaca Muerta, el cambio fue radical. No solo las calles, los restaurantes y los hoteles se vaciaron de la noche a la mañana, sino que en los primeros meses de cuarentena el mismo municipio bloqueó sus ingresos, tal como hizo Rincón de los Sauces, para intentar evitar que el coronavirus llegara.

Un par de meses después la crisis se acrecentaba con más de 20.000 trabajadores petroleros suspendidos, empresas pymes que a duras penas podían pagar los sueldos mínimos. Fue entonces cuando las torres de perforación que antes taladraban hacia Vaca Muerta volvieron a las bases de Neuquén, y se apilaban unas contra otras a un costado de la Autovía Norte, como claro gesto de todo lo que estaba frenado.

Pero el contrate no quedó solo allí, porque la crisis petrolera también impactó en la economía de las ciudades que están fuertemente vinculadas a su actividad, y fue así que Río Negro tomó una de las postales más tristes del 2020, la imagen de decenas de personas revolviendo la basura que acaban de dejar los camiones de limpieza urbana a pocos metros de las bases en donde se acopiaban las torres petroleras frenadas.

Pero la actividad comenzó lentamente a retomarse, y el primer equipo en volver al campo a perforar pozos para Shell lo hizo provisto con los nuevos accesorios y protocolos que la pandemia impuso.

El flamante CEO de YPF, Sergio Affronti, llegó a Neuquén en septiembre para reunirse con el también flamante secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, y dar un claro gesto para avanzar en un acuerdo de reactivación que se selló finalmente en octubre y marcó una aceleración en el ritmo de recuperación de la actividad.

Poco después se produjo la visita del presidente Alberto Fernández a Loma Campana para anunciar el lanzamiento del Plan Gas.Ar.

En los últimos días del año el gremio de Petroleros Privados retomó las asambleas presenciales en los campos para reclamar mejoras, en especial para los 5.000 trabajadores que aún están suspendidos.

En Añelo, las calles lentamente se fueron plagando de mamelucos, aunque claro está que con un nivel de actividad mucho menor que el de principios del 2020 y con las modificaciones que trajo aparejada la nueva normalidad.

En la ciudad de Neuquén las torres de perforación inactivas se acopiaron como reflejo de la parálisis del sector.
Añelo y otros municipios petroleros se blindaron y pusieron estrictos controles de ingreso.
La supertransitada ruta 7 en el acceso a Añelo cambió radicalmente cuando se suspendió el tránsito petrolero.
En mayo se reactivó el primer equipo de perforación de Vaca Muerta.
Fernández y Martínez lanzaron el Plan Gas.Ar desde Loma Campana.

SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Las postales que dejó el año de la pandemia