Le robó la notebook a una jueza y se enojó porque lo fotografiaron

La fiscalía calificó provisoriamente el hecho como “tentativa de hurto” y pidió que se active el procedimiento de juicio rápido.



#

Adjunto foto gentileza Prensa Fiscalía Esquel

ESQUEL

El hecho ocurrió en Esquel, cuando un joven fue aprehendido en flagrancia el lunes a la mañana, mientras llevaba escondida una notebook entre su ropa, que minutos antes había sustraído del despacho de una jueza en el edificio de tribunales.

La fiscalía calificó provisoriamente el hecho como “tentativa de hurto” y pidió que se active el procedimiento de juicio rápido. En 48 horas se realizará una nueva audiencia para tratar la posibilidad de una salida alternativa, como el juicio abreviado. Si no hay acuerdo, la defensa contará con cinco días para preparar su prueba con vistas al procedimiento de rigor.

Cabe destacar que el acusado ya estaba en situación de libertad asistida. El lunes ingresó al sector de despachos de los jueces y arrebató de la oficina de la jueza de Cámara, Carina Estefanía, una notbook con su respectivo cargador. Luego salió de los tribunales por avenida Alvear hacia Perito Moreno, con las manos en los bolsillos y la máquina oculta entre su ropa. Allí fue interceptado por dos policías afectados a la seguridad, quienes le pidieron que se detenga. Hizo caso omiso, doblando hacia 9 de Julio. Uno de los uniformados lo tomó por el brazo y el imputado se resistió con fuerza, insultos y amenazas. Entonces la computadora cayó al piso y el sujeto fue aprehendido.

Ayer, al inicio de la audiencia de control de detención, el imputado se exaltó al notar que estaba siendo fotografiado para la difusión pública de la audiencia. Sus insultos fueron frenados por el juez Martín O’ Connor, quien puso orden y ofreció un cuarto intermedio para que el defensor Marcos Ponce hable con él y exponga cuál era su petición.

Tras ello, el abogado pidió que no se publiquen fotos de su defendido “de este proceso, ni de otros procesos anteriores”. Su argumento fue que el joven “está estigmatizado socialmente y la publicidad de estos hechos redunda negativamente en su intento de reinserción social”.

Fue entonces que le respondió la funcionaria Julia Mateos, defendiendo “el principio de publicidad establecido por el Código Procesal, ya que en esta audiencia no se verificaron ninguno de los motivos previstos para restringirla”.

Enseguida, O’ Connor tuvo en cuenta que se pusieron en discusión “dos principios de raigambre constitucional: la libertad de expresión (de las libertades más relevantes citadas por la Constitución) y por el otro lado la publicidad en el proceso penal, una conquista lograda por los penalistas después de mucho tiempo para la etapa preparatoria, adquirido fundamentalmente en beneficio del imputado”.

Por otra parte, el magistrado consideró que el pedido de la defensa se basa en el intento del imputado de reinsertarse socialmente. “Este fundamento de ningún modo logra conmover ninguno de los dos principios que enuncié en un principio. No hay ningún motivo que haga que este magistrado tenga que restringir la publicidad, ni la libertad de expresión”, valoró.

El juez aclaró que “si de la publicación el imputado pueda vislumbrar algún daño resarcible jurídicamente o que la publicación realice alguna vulneración de derechos, tendrá obviamente todas las vías a su disposición para hacer valer sus reclamos. De ninguna manera voy a restringir la publicación de imágenes”, resaltó. Finalmente, el imputado se disculpó por su exabrupto al inicio de la audiencia.

Agencia El Bolsón


Comentarios


Le robó la notebook a una jueza y se enojó porque lo fotografiaron