“Les hizo señas de luces para que no cruzaran”

El conductor detenido por el caso de Allen declarará hoy ante el juez.



ROCA (AR).- El automovilista que el miércoles pasado atropelló y mató a dos adolescentes en la ruta “chica” y luego se dio a la fuga, vio a las dos jovencitas al costado de la ruta e incluso les hizo señas de luces para que no cruzaran. Sin embargo -siempre según su versión- las menores de edad igual cruzaron la cinta asfáltica y se produjo el accidente.

“No se detuvo porque sufrió una crisis y estuvo bajo los efectos de un ataque emocional. Estaba obnubilado y tomó la decisión de irse”, señaló ayer Eves Tejeda, abogado del detenido.

De todos modos, el defensor señaló que en ningún momento le ocultó lo ocurrido a su familia, y negó que se haya escondido, sino que en realidad “estaba psicológicamente traumado”.

El detenido se encuentra alojado en uno de los calabozos de la comisaría Tercera de esta ciudad en carácter de incomunicado. Hoy será llevado ante el juez de instrucción Juan Torres, quien lleva adelante la causa caratulada como doble homicidio culposo en accidente de tránsito.

 

“No tiene nada que negar”

 

El defensor aseguró que su cliente “va a declarar. No tiene nada que negar. El vio a la chicas cuando estaban por cruzar, pero luego no pudo hacer nada para evitar atropellarlas”.

De todos modos, hasta ayer no se sabía a qué hora se iba a fijar la declaración indagatoria.

El conductor que atropelló a las dos jovencitas de Allen, fue detenido el sábado por la mañana en su domicilio de las 260 Viviendas de Roca, tras una investigación que había iniciado la comisaría Sexta de Allen y que había sido abonada por varios llamados telefónicos que daban pistas sobre varios Fiat Uno de color gris, como el que causó el trágico accidente.

Nadia Castillo, de 14 años y Carla Burgos, de 16 eran dos amigas del barrio Colonizadora, y el miércoles pasado se dirigían al centro de Allen para presenciar los festejos por el Día de la Patria y por el aniversario de la localidad.

Ambas fueron atropellada por un auto, que al menos una testigo describió como “un auto gris sin baúl, parecido a un Fiat Uno”.

Las chicas fueron arrastradas durante unos 50 metros y murieron en el acto por las múltiples heridas y quebraduras que sufrieron.

En el lugar quedaron restos del auto -como un limpiaparabrisas, restos de ópticas, plásticos y hasta la barra estabilizadora- y el conductor se dio a la fuga sin detenerse ni siquiera para intentar prestar algún auxilio a las jóvenes víctimas.

En un primer momento, los investigadores barajaban la hipótesis de que las chicas habían sido atropelladas en la banquina de la ruta “chica”, sin embargo, la falta de rastros de derrape o frenada sobre el ripio no cerraba en esta teoría.

Luego se empezó a barajar la posibilidad que el fatal y violento golpe se hubiera producido sobre el asfalto, aunque sobre la ruta no quedaron rastros de frenadas, lo que confirmaba la violencia del impacto de un auto que viajaba a velocidad casi constante.

Esta hipótesis es la que refuerza la versión del detenido sobre el lugar dónde ocurrió el accidente.

El Fiat Uno secuestrado fue trasladado el mismo sábado a la Unidad Regional Segunda de esta ciudad, donde personal de Criminalística y Tránsito habían comenzado a realizar las pericias.

Los resultados se esperan para los próximos días, y apenas estén concluidos, serán entregados a Juan Torres, juez de la causa.

Mientras, en la vivienda del apresado se mantenía ayer una custodia policial, ante el temor de algún intento de “justicia por mano propia” en contra de los familiares del conductor detenido, ya que este hecho causó profunda conmoción en Allen y el resto de las localidades vecinas.


Comentarios


"Les hizo señas de luces para que no cruzaran"