Limitados avances por testigos reticentes

Fue en un juicio en Bariloche. La tendencia es cada vez mayor



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Ayer continuó el debate de la causa donde investigan el homicidio del repartidor Aguilera, donde hubo limitados avances, porque la justicia no logra ubicar a varios testigos reticentes, circunstancia que denuncia un fenómeno preocupante, creciente y relativamente justificado.

Frente a esta realidad, el fiscal Guillermo pretendió introducir la figura del “testigo de identidad reservada”, invocando la ley provincial 3.658, pero el tribunal rechazó la introducción de ese testimonio, aduciendo que se violaban garantías constitucionales del imputado.

Son innumerables los casos de testigos que eluden presentarse ante los tribunales o modifican las declaraciones que prestaron en sede policial o ante el juzgado de instrucción, porque los imputados y sus familiares son sus vecinos. Y es probable que las mismas prevenciones limiten las declaraciones de los policías -que habitan en los mismos barrios que los delincuentes- porque asombró a la audiencia la parquedad y escaso sustento de sus testimonios.

Los jueces saben bien de las amenazas reiteradas que soportan los testigos de hechos graves desde que prestan su primera declaración hasta el plenario del juicio oral. Su nombre dirección figura en los expedientes y los datos son públicos para las partes.

Los testigos tienen temor a que les quemen sus casas, porque esa amenaza excede la seguridad personal y se extiende a la vida y los bienes de toda su familia, e incluso los policías también podrían evaluar si con sus declaraciones ponen en riesgo la seguridad de sus mujeres e hijos. Si bien no se han dado casos de amenazas de venganza consumadas, el temor a las represalias de los imputados, o de sus amigos y familiares, es más fuerte que el miedo a la justicia, pese a que amenaza con severas penas a quienes mientan u oculten datos que permitan esclarecer los delitos.


Comentarios


Limitados avances por testigos reticentes