Lisandro Aristimuño con “Río Negro”: regreso en modo eléctrico

El músico rionegrino dará dos conciertos este fin de semana en el Cine Teatro Español de Neuquén. En esta entrevista, adelanta detalles de su presentación y repasa sus proyectos, entre ellos “Hermano hormiga”, la brillante colaboración con Raly Barrionuevo.



Del otro lado del teléfono se escuchó a alguien que sonó como un amigo del barrio. Era Lisandro Aristimuño, talentoso, simple a la vez que brillante y con la calidez de un hombre que aún parece niño, pero que ya no lo es.
Este viedmense que le canta a Beltrán, le dedicó media hora de su preciado tiempo a esta cronista. El recientemente galardonado con los premios Gardel a Mejor Álbum de Artista Canción de Autor, se presentará en el Teatro Cine Español de Neuquén, el sábado y domingo próximos, a las 21 y a las 20, respectivamente. En diálogo con “Rio Negro”, el músico anticipo su gira y la llegada del disco nuevo:

P: No puedo creer que tengas ya nueve discos, parece mentira…
R: (Risas) Es muy emocionante y estoy muy agradecido de tener un trabajo que amo y por el que siento mucha pasión, al que le dediques tanto y que no te canse… es un privilegio. Valoro mucho el oficio que tengo. Hay trabajo, estudio y demás cosas por detrás que me sirvieron para llegar a donde estoy ahora. Es un sacrificio, también.

P: Otra cosa que parece increíble es que hayas llenado los escenarios más populares del país. Quiénes te acompañan parecen amigos de mucho tiempo…
R: (más risas) Tengo una banda de músicos amigos que me acompaña desde el primer disco, casi (“Azules Turquesas”). El baterista entró en el tercer disco.

P: Parecen familia…
R: Tal cual (risas) Mi hermana Rocío y también está mi primo Carpi. Les digo “mi familia musical”. Inventamos algo que estaba bueno y se me ocurrió meter los tacones de mi hermana en la música. La adoro y la admiro también, me llevo muy bien con ella. Y en la guitarra eléctrica está mi primo hermano.

P: Resultás incansable… ¿Estás componiendo pensando en un nuevo disco? Incorporás distintos elementos, hasta los electrónicos.
R: Tengo un dúo con Raly Barrionuevo para editar el disco “Hermano Hormiga” (ver aparte). Ese proyecto está saliendo ahora y desde hace unos días se puede escuchar en las redes. Es un proyecto alternativo que tengo con Raly para escuchar en las redes. Somos muy amigos y tenemos una fusión muy encantadora. Volver a lo austero de la música, lo más simple y volver a lo acústico. Que las voces y las guitarras estén sobre el escenario, nada más. Tengo trabajo por delante porque voy al sur y después arranco la gira de “Hermano Hormiga”. Siempre estoy componiendo canciones. Es algo que me hace muy bien. Realmente me llena el corazón. Es algo natural. Me grabo con el celu algunas melodías que se me ocurren, por ejemplo. Seguramente, el año que viene tenga disco nuevo.

Raly y Lisandro en Unquillo, corazón de Sierras Chicas.

P: ¿Qué te sumaron los músicos con los que compartiste disco?
R: La verdad es que me encanta todo el tiempo estar aprendiendo y estudiando de los demás. Nunca estudié música de manera académica, sino de oído, de curioso nomás. Del hecho, de haberme cruzado con tantos artistas tan importantes, es una cosa que nunca me hubiera imaginado porque, al ser de Viedma, las cosas quedan como muy lejos. Tengo un montón de amigos músicos con los que jamás me hubiera imaginado tocar, encima de distintos lugares, del rock, el folclore, del reggae… Estuve con Soledad, León Gieco y me siento muy querido y muy agradecido. Tengo muy buena onda con todos. Muy emotiva, sobre todo. Tocar con Sting fue una cosa enorme. Estar tocando y que este él al costado escuchándome… fue un regalo. “Beautiful voice”, me dijo Sting. Son cosas que no te las esperas y te hacen muy feliz.

P: ¿Cuántos años tiene tu niña?
R: Mi hija tiene siete años, Azul. No sabía que se pudiera amar tanto a alguien. Verla con esa felicidad a mí me llena de amor.

P: ¿Cuál va a ser el repertorio de lo que vas a presentar en Neuquén? ¿Qué músicos te acompañan?
R: En este caso voy a ir en formato cuarteto. Es un formato bastante más roquero, más arriba y con más energía (risas). Esta bueno este show.

P: En tu recorrido como artista independiente ¿Qué significa para vos a esta altura MSFL (Música Sin Fines de Lucro)?
R: Es un proyecto que empecé hace cuatro años. Cuando empecé a hacer mi web al principio la idea era poner un reproductor y que la gente pueda escuchar mi música. Después, me di cuenta que podía dar lugar a nuevos músicos, cantautores y compositores. Se me ocurrió lo de Música Sin Fines de Lucro (MSFL), con canciones que me mandan por mail de músicos de cualquier lugar: México, Chile, Brasil, mucho de Argentina. Elijo las canciones que llegan y las que me gustan. A veces son 20, a veces son 30 y así. Tengo dos días en la semana para dedicarme a eso. La gente las puede escuchar gratis.

P: El proceso suena a algo muy enriquecedor…
R: Para mí la música es como la tierra. Es como tener que devolverle a la música lo que me dio. El proceso me costó mucho y quiero ayudar a otros que recién empiezan el camino. Fui ese chico que estuvo en la pieza con la guitarra criolla, soñando. Me encanta ayudar, en ese sentido.

P: Sos un joven artista súper inquieto. ¿Qué más te gustaría hacer?
R: (risas) Por suerte, tengo mucho trabajo. Me invitaron a hacer música para una película, este año. En octubre me voy a meter al estudio a grabar disco nuevo. Mientras me de él cuero, como se dice, sigo adelante.

P: En 2012, cuando Spinetta presentó “Spinetta y las bandas eternas” fue impactante verte entre el público. ¿Cómo sentiste su muerte?
R: Ufff!, qué decir del Flaco. Tuve la suerte de conocerlo, de compartir, de hablar con él y de escucharlo. Desde que estoy en Buenos Aires fui a la mayoría de sus conciertos. Fui a ese planeta al que siempre te llevaba con su música. No puedo creer, al día de hoy, su partida. Sin querer, él nos guiaba.

Lo que tenés que saber

Día y hora: sábado y domingo, a las 21 y a las 20, respectivamente.
Lugar: Cine Teatro Español de Neuquén.
Músicos: Lisandro Aristimuño (guitarra y voz), Carli Aristide (guitarra eléctrica), Martín Casado (batería) y Lucas Argomedo (bajo y cello)
Platea A y A bis $1200; Platea B $1000;y Platea C $800.
Puntos de venta: anticipadas en www.viaticket.com. y en San Luis 352, Neuquén.

“Hermano Hormiga”, una historia de amistad y de amor por la música

La historia que Lisandro Aristimuño y Raly Barrionuevo comenzaron en 2016, en la de Unquillo de Raly, por el simple hecho de la música, que dos años después cerró una de las noches más convocantes de Cosquín 2018, llega a un lugar inevitable: el disco. “Hace un tiempo que teníamos ganas de grabar y este verano que pasó lo concretamos. Grabamos en la casa de Raly en Unquillo: yo medio que desarmé mi estudio y cargué los micrófonos en el auto. Cuando llegué, corrimos la mesa del living y armamos ahí mismo, le contaba Aristimuño al diario La Voz del Interior.

“Hermano hormiga”, tal el nombre del proyecto en cuestión y por supuesto del disco resultante surge de una amistad que lleva varios años. “Cada vez que nos juntábamos hacíamos una comida; de repente salían unas criollas y se armaba la guitarreada en la mesa. Los amigos que estaban por ahí siempre nos decían que teníamos que armarlo como show y salir a tocar», recuerda el músico rionegrino.
Sobre las doce canciones incluidas en el flamante disco, adelanta que “hay interpretaciones de canciones de autores latinoamericanos que nos encantan, como Silvio Rodríguez, Chabuca Granda, Raúl Carnota, entre otros. Después hacemos temas míos y de él que no son los más conocidos, son como los ‘lados B’. Y el bonus es que grabamos un tema nuevo de cada uno para el disco”. Además, hay un registro audiovisual que acompañará al disco.


Comentarios


Lisandro Aristimuño con "Río Negro": regreso en modo eléctrico