¿Listo? ¡Pared abajo!



#

Aunque sabemos que durante este fin de semana no nos va a acompañar el clima, igual vamos proponiéndote alternativas para cuando pare la lluvia y se seque el suelo.

Una de ellas es hacer rapel en las paredes naturales que están disponibles, y para introducirnos en el tema convocamos a Ángel Ortega Cettour, profesor de educación física, y a Diego Franck, guía de turismo, de Rumbo Alternativo dedicados a esta actividad.

Ambos coinciden que para practicarlo no hay una edad establecida, “sólo es necesario tener ganas de experimentar y disfrutar la sensación adrenalínica de descender una pared vertical por una cuerda”.

Ángel y Diego afirman que el rapel no es una actividad de dificultad, “en un par de horas y con las indicaciones adecuadas se pueden aprender las técnicas básicas.

Sin embargo, se deben mantener las precauciones necesarias para practicar con seguridad la actividad”.

Puede hacerse en cualquier zona de montaña donde las paredes sean adecuadas para la escalada o los descensos. Por ello, son un gran escenario las bardas de General Roca, como también los cañadones Del Cocodrilo y Escondido en Villa El Chocón. Son puntos de interés para la práctica de la actividad.

Cuando se practica con la ayuda de guías y personal especializado se eligen paredes de baja dificultad, que ofrecen emoción y adrenalina sin llegar a correr riesgo.

Cuentan los chicos que mientras se desciende, el movimiento puede ser similar al de un péndulo. Por ello, además de bajar con un ritmo constante y seguro, se ha de prestar mucha atención al equilibrio.

Lo mejor es no apoyar los pies en rocas o piedras pequeñas que puedan desprenderse, ya que eso podría hacer que el movimiento sea mayor. Lo ideal es mantener una distancia regular y uniforme desde la cuerda a la pared y conseguir que entre el cuerpo y la montaña se forme una vertical casi paralela.

¿Te animas? Buscá a los intructores en Facebook: Rumbo Alternativo o escribiles a rumboalt@gmail.com.

Consejos útiles de los expertos

Datos

Seguir las instrucciones del experto al pie de la letra.
No se debe rapelar ni demasiado rápido, ni demasiado lento. La velocidad dependerá, en cada caso, del nivel técnico que tenga la persona que practica la actividad.
No dar saltos ni creer que se controla la técnica a poco de empezar. Ser precavido es la mejor garantía en montaña para evitar posibles contratiempos.
Quienes tienen el pelo largo deben recogérselo para evitar que pueda engancharse en algún dispositivo o en la pared.

Comentarios


¿Listo? ¡Pared abajo!