Lo que oculta un crimen en el barrio Atahualpa 1 de Neuquén

Testigos amenazados y el temor a las bandas que venden droga en el oeste neuquino, fueron los datos que emergen de la primera jornada del juicio por el asesinato de César Oliva.



Neuquén

La muerte de César Benedicto Oliva (46) fue producto de una pelea por una bicicleta robada, una discusión minúscula si se analiza sólo a primera vista el hecho registrado en el barrio Atahualpa I de Neuquén.

Ayer, en la primera jornada del juicio contra Abel Matías Eskers (30), acusado por el crimen, los testigos explicaron que el sector está dominado por una banda llamada “Los Menducos” que infundió temor en los vecinos para que no testifiquen.

La fiscal María Eugenia Titanti aludió que la muerte de Oliva ocurrió luego de una breve discusión con Eskers. Todo ocurrió el 22 de febrero del 2018 en la calle Diego Pizarro entre Casimiro Gómez y Estatales Neuquinos, alrededor de las 13 y la vista de varias personas. Según Titanti, Oliva se encontraba junto a su pareja y cruzó palabras con Eskers, luego lo salió a correr y el imputado extrajo un arma de fuego, disparó una vez, luego se escondió detrás de un poste de alumbrado en la esquina de Casimiro Gómez y efectuó dos disparos más.

Dos policías de la Comisaría 16 declararon y describieron los conflictos del barrio, donde se enfrentan grupos antagónicos.

Oliva lo había seguido desde atrás, iba a agazapado y llevaba un casco de moto. Cuando estaba a unos 50 metros de la esquina recibió un impacto de bala de 9 milímetros que le dio en la frente.La herida no tuvo orificio de salida, el hombre quedó tirado en la vereda y su pareja junto a un vecino lo trasladaron hasta el hospital Heller, luego fue derivado al Rendón y falleció al día siguiente.

“Hay venta de droga al menudeo y la banda que lidera el sector es conocida como Los Menducos”.

Describió el comisario de la Unidad 16, Cristian Castillo.

Eskers escapó en una motocicleta. Su casa esta en la misma cuadra pero no volvió por un tiempo prolongado hasta el lugar, recién en septiembre la policía lo detuvo en un allanamiento.

El jefe de la Comisaría 16, Cristian Castillo, quien participó de la investigación, declaró que se trata de un barrio conflictivo donde “hay venta de droga al menudeo y la banda que lidera el sector es conocida como Los Menducos”. Puntualizó que Eskers está relacionado a ese grupo, pero no tenían conocimiento de que Oliva fuera parte.

Añadió que fue difícil acceder a los vecinos porque “tienen temor al autor de los disparos”. Insistió que “se trata de una zona conflictiva y todo se resuelve entre grupos antagónicos. Nos llamó la atención que acá finalizó ahí, se esperaba una escalada de violencia mayor, pero todo se cerró ahí”.


Comentarios


Lo que oculta un crimen en el barrio Atahualpa 1 de Neuquén