Lo que se podría esperar para el 2014



De acuerdo con consultores privados, la economía crecería el 2% el próximo año y la inflación oscilaría entre el 27% y el 30%. El Poder Ejecutivo Nacional previó en el presupuesto un incremento del 6,2% en el PBI y Jorge Capitanich, jefe de Gabinete de Ministros, estimó más del 5%. No habría demasiado margen entonces para la creación de empleos y los salarios no superarían la inflación. Mucho dependerá de lo que suceda con los ajustes en las tarifas de servicios y transportes. Hugo Moyano, secretario general de la CGT Azopardo, reclamó al gobierno un “control más eficaz de la inflación”, ya que “si sigue creciendo, muchos gremios pediremos reabrir las paritarias”. Tanto la CGT oficialista como la opositora rechazaron la intención oficial de fijar un techo del 20% y sectores del empresariado consideraron “inviable” la libre discusión de las remuneraciones. La expansión del consumo se desaceleraría y aumentaría entre un 1,2% y un 1,8% respecto del 2013. El gasto de las familias se concentraría en los bienes durables por considerarlos “refugios de valor”. El gobierno prometió revertir el rojo fiscal y recuperar los superávits gemelos (fiscal y comercial). En el presupuesto 2014 mencionó una desaceleración de la tasa de crecimiento del gasto público y que el superávit primario llegaría a $ 83.889 millones y el financiero a $ 3.579 millones. Para Capitanich sería necesario que la Argentina “tenga un tipo de cambio real efectivo, competitivo y de largo plazo” y destacó “el flotante administrado como la mejor herramienta”. Existiría cierta intención de dejar subir el dólar oficial en dos o tres meses a $ 7, a $ 7,50 en mayo y a $ 8 en junio. Por el momento parecería descartarse una fuerte devaluación, en tanto se aguardan mejoras en la competitividad en el sector agropecuario y en las economías regionales, y con ello en los ingresos por exportaciones. El gobierno implementaría un plan para exportar por u$s 94.000 millones de dólares en el año. Aunque el panorama no es muy alentador, dado que los precios de los commodities no mejorarían y la tibia recuperación de Brasil impactaría fuerte en las ventas automotrices. En el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas estudian que los sectores de mayores recursos dejen de tener tasas subsidiadas, sobre todo en lo que hace a energía.


Comentarios


Lo que se podría esperar para el 2014