"Los chicos cambiaron la guitarra y la pelota por el freestyle"

El MC argentino Mustafá Yoda editó “Tormenta en el hormiguero”, un disco en el que el rap se mezcla con la payada de Hugo Emanuel Gabotto. En esta entrevista, el rapero habla sobre su presente, sus influencias y lo que espera de las nuevas generaciones.



Mustafá Yoda, uno de los raperos más experimentados del país y quien lanzó su nuevo disco "Tormenta en el hormiguero", consideró que "el hip hop ya es parte de la música argentina" y por ello "los chicos cambiaron la guitarra y la pelota por un micrófono para hacer freestyle".

"Es muy simple, no necesitás plata para rapear. No te tenés que comprar botines ni pelota ni dependés de otro. Yo aprendí a rapear encerrado en cuatro paredes con piso de tierra", ejemplificó Mustafá durante una entrevista con Télam.

Mustafá es Gustavo Adolfo Aciar un MC argentino nacido en Moreno, tercer cordón del Gran Buenos Aires Zona Oeste, fundador del sello discográfico Sudamétrica y de los torneos de freestyle argentino "A Cara de Perro Zoo", de los más antiguos de la región.

En 1998 formó parte del grupo La Organización, un trío de rap con el que en 2000 publicó el disco pirata "La diferencia", un material con siete tracks del underground local.

Mientras lanzaba aquel material daba los primeros pasos en la gestación de Sudamétrica, primero como crew y sello independiente, hoy como referencia y usina de talentos de la cultura hip hop argentina.

Rapero, productor artístico y musical, productor de eventos, manager y emprendedor cultural, hoy Mustafá es un referente latinoamericano con un camino solista que dio su primer paso formal en mayo de 2004 cuando lanzó "Cuentos de chicos para grandes".

En 2012 volvió a estudios con Mustafa Yoda & Los Métricos con el disco "La Poderosa", luego produjo el documental "A Cara De Perro Zoo – La Película" (2011) y la serie "Respuesta Hip Hop".

En su recorrida de varios años por la Argentina para cruzar a payadores folclóricos y raperos, reconociendo a los primeros como los antecesores ancestrales de las riñas de gallos, plasmó "La hormiga", donde canta y pone su criolla el payador Hugo Emanuel Gabotto.

Pero además, el disco que exuda cultura hip hop, realismo sucio bonaerense y pase de facturas a algunos integrantes de la nueva movida de la música urbana latina.

P: ¿Cómo apareció esa idea tuya de cruzar raperos con payadores?

R: Payadores versus raperos es un espectáculo que va a cumplir 10 años y los escenarios por los que estuvimos fueron desde la Fiesta del Asado con Cuero, de la Guitarra en Dolores, la ciudad de 25 de Mayo para 25.000 personas hasta La Rural. El atractivo es que escenario donde pisamos la gente está arriba y quiere más, cuando vamos la tiene jodida el grupo que viene atrás, sea quien sea. En aquel tiempo ya era atractivo, ahora cuando lo hacemos la gente ya entiende qué es el rap y entiende más ese cruce. Hoy en día Emanuel Gabotto y David Tokar están con "Nuestras voces payadoras" en Nacional Folklórica los domingos de 7 a 8. Hace 10 años Emanuel creó los talleres de payadores y por la misma época yo creé los talleres de rima. Nos fogueamos mutuamente, yo no lo veo tan distinta. Los payadores ven batallas de freestyle también. Comentan, están al tanto, les parece atractivo y aunque antes lo veían como algo yanqui ahora lo ven como algo latino, lo entendieron.

P: ¿Imaginabas esta fiebre del hip hop, la música urbana y el trap?

R: Sí, tenía que llegar. Lo que pasó fue una cuestión de ciclos, pero me gustaría aclarar que no considero que el rap sea un género urbano, considero que el género es el rap. ¿Por qué? Hacen la categoría de urbano y el rap no va a tener chances a la masividad. Hoy en día el rap tiene su categoría que es el rap, no es urbano. Además, por respeto al rap que es un género que nace en la música country, jazz, blues y rock al que le daban muy poco tiempo de vida y fue evolucionando. Fue tomando otros colores y otros matices, en cada país iban adaptándose a su idioma y fue evolucionando.

P: De los pibes nuevos del rap y la movida urbana, ¿a quiénes conocés?

R: Creo que fogueamos prácticamente a toda la escena. Sin ir más lejos, Paulo Londra salió campeón de la A Cara de Perro Zoo de la nacional en Tres de Febrero y fue el primer campeón nacional en el 2017. En el 2016 y 2017 estuvieron Londra y Duki, Cacha, Dozer, Tata, Sony, los chilenos Kaiser y Drefquila, el español Khan, Acru, Trueno, Arkano y muchos otros. Y esa batalla de freestyle la llevamos a todo el país.

P: ¿Qué cuidados debe tomar esa nueva camada?

R: Estamos ante una generación que quiere vivir el dinero rápido desde muy joven. Algunos chicos viven como Sid Vicious vivió el punk, "vive rápido, muere joven y deja un cadáver hermoso", decía James Dean. Algunos chicos se manejan con el "no future" y eso no está bien. Los ciclos vuelven, el trap y la música urbana son el nuevo punk pero los pibes no se tienen que morir, ni tienen que hacer papelones en vivo, ser profesionales y cuidarse es lo mejor.

Invitados de la old school del hip hop en el nuevo disco de Mustafá

En el disco "Tormenta en el hormiguero", el rapero Mustafá Yoda se da el gusto de cantar junto a figuras del género como los norteamericanos 9th. Prince, el colectivo Wu Tang Clan, los mexicanos Aczino y Dolor de Muelas y el español Juaninacka.

“Son tipos que están hace más de 25 años en el micrófono, no es joda. Ya son como maestros del jazz y el rap va a ir para esa categoría, todavía no explotó el rap senior en Sudamérica, que es otra categoría de rap”, analizó Yoda en charla con Télam.

P: ¿Qué significó para vos poder compartir con 9th. Prince?

R: Lo voy a decir así: tenía 16 años, iba para la fábrica, hacían 2 grados bajo cero, estaba pedaleando en una mountain bike oxidada y tenía que subir el acceso de Gaona para ir al otro lado. En casette venía escuchando a 9th Prince, era el único que me daba fuerza para poder pedalear, me transmitía tanta rabia con su voz. Yo entendía el 30% de lo que decía, pero el flow es universal, esa matemática de su rima me transmitía una rabia que me hacía subir. Cuando no tenía música me costaba un montón, me bajaba y subía caminando, pero cuando estaba el tipo en el walkman me daba fuerza. Siempre tuve en mi cabeza invitarlo a grabar cuando estuviera preparado, si no rapeás el tipo te manda al olvido.

P: ¿De dónde lo conocés al español Juaninacka?

R: En el 2005 me tocó ser juez de la Red Bull Batalla de Gallos en Madrid y Juani se enteró de que iba para allá y me invitó a hacer un tema con él tras el primer viaje en avión de mi vida, cruzando el charco 16 horas. Juani me mandó un billete para ir de Madrid a Sevilla en el Ave y cuando me tocó subir a ese tren no lo podía creer: viajé en primera clase solo en el vagón con un escritorio, una mesita de luz que tenía unos libros y una azafata que me decía que tenía servicio de minibar gratis. De ahí fuimos a Málaga y grabamos el primer tema con Juani, “Un sueño y un café” que se publicó en vinilo.

Después, en 2009 estaba con una chica con la que salía en Valparaíso, Chile, fuimos a dar una vuelta a un boliche, nadie me conocía, pusieron ese tema y la gente lo estaba bailando en pareja. Eso fue algo emocionante para mi vida y un alimento para mi ego.


Comentarios


"Los chicos cambiaron la guitarra y la pelota por el freestyle"