Los cuidados médicos tras casi 70 días bajo tierra




COPIAPÓ.- En el interior de la mina hubo que atravesar situaciones de salud muy difíciles entre los 33 mineros atrapados, para lo que debió recurrirse “a los saberes médicos más antiguos”, dijo ayer el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich. Mañalich afirmó que “de los 33 mineros, hay 10 que son los más frágiles, porque padecen diabetes, presión alta, y algunos pueden experimentar problemas de restricción pulmonar, pero creemos que tenemos el protocolo médico para resolver cualquier circunstancia adversa” que pueda presentarse al momento de que los mineros salgan a la superficie. Mañalich confesó que “hubo momentos críticos en los que, médicos formados con modernas tecnologías como las que existen hoy, vanidosos como somos, tuvimos que recurrir a antiguos libros de medicina y a los profesionales de la medicina más viejitos” y experimentados. “Prevenir se transformó en una verdadera obsesión”, precisó. Desde anoche, y a medida que salgan, los mineros deberán recibir cuidados especiales de la vista, los dientes y la piel, luego de permanecer más de dos meses sin acceso a la luz solar. La primera medida que se tomará para que los trabajadores no sufran afecciones en la vista será que usen unos lentes que los protegerán de la luz ultravioleta, mientras sus ojos se adaptan a los rayos del sol. En el primer chequeo se constatará la efectividad de las cremas antimicóticas que les enviaron al refugio para controlar la proliferación de hongos en el cuerpo y en las extremidades, producidas por las condiciones de encierro a temperaturas de hasta 30°C y con una humedad del 89%. El estado de dientes y encías será unos de los primeros puntos a evaluar. En cuanto a la alimentación, la nutricionista de la Clínica Alemana, Carolina González, aconsejó que incorporen alimentos de a poco, especialmente las frutas, las verduras y los lácteos. El consumo de alcohol es otro factor a controlar hasta que se normalicen sus niveles de vitamina B, que es un potente protector del cerebro cuando se bebe. Otro de los temas es que los mineros deberán normalizar el ciclo de sueño y vigilia tras un largo encierro sin luz natural, ya que el organismo es muy sensible a los cambios en su ciclo día-noche, que puede generar alteraciones de sueño, depresión e irritabilidad. (Télam)


Comentarios


Los cuidados médicos tras casi 70 días bajo tierra