Para el gobierno no debería peligrar el inicio de clases en Neuquén

Estatales ratificaron asambleas para analizar medidas ante la falta de convocatoria de Provincia. Insistirán con el pedido de una fecha y la actualización por inflación.





El gremio de los maestros estaba en conflicto con el gobierno antes de que se desatara la crisis. Foto: Archivo

El gremio de los maestros estaba en conflicto con el gobierno antes de que se desatara la crisis. Foto: Archivo

Los gremios estatales ingresaron en una semana de definiciones. Lo será, por lo menos, para su ordenamiento interno. ATE y ATEN llevaron adelante, tal como lo anunciaron tiempo atrás, la convocatoria a sus afiliados para realizar asambleas y plenarios en los que analizar qué hacer si, como hasta ahora, el gobierno define una fecha de convocatoria para la mesa salarial. A la demanda se sumaron los trabajadores viales

Más allá de la pirotecnia verbal levantada por los representantes gremiales, desde el gobierno jugaron las cartas para clausurar la renovación del acuerdo vía inflación. Además consideran que no existen motivos para que, en el caso de los docentes, las clases no se inicien el 2 de marzo porque el acuerdo vigente vence el 31 de ese mes.

Desde el ministerio de Economía, conducido por el cipoleño Guillermo Pons, expusieron el “estrés” que atraviesan las cuentas provinciales producto de los últimos meses de 2019 cuando aún él no era parte del gabinete de Omar Gutiérrez y su lugar lo ocupaba Norberto Bruno.

Según el informe de la cartera económica en los últimos cinco meses los ingresos por regalías, afectados por congelamiento y precios en surtidores pisados, cayeron en más de 1.300 millones de pesos; mientras que por actualización salarial, en el mismo período, debieron erogar unos 3.500 millones de pesos más para cubrir la masa de sueldos de los 70.000 agentes estatales.

En números

70.000
trabajadores estatales tiene la provincia de Neuquén sobre una población de poco más de 600.000 habitantes.

La cifra es muy cercana al déficit con el que cerró el año la administración neuquina: 5.606 millones de pesos.

La radiografía del Ejecutivo encontró un apoyo con la decisión del gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, de patear una actualización salarial por la inflación de 2019 hasta marzo. Fue para dar cumplimiento al pago de los vencimientos de deuda. En Neuquén el peso de los pasivos también apremia las cuentas pero aún no llegó a asfixiar los pagos, por lo menos, de los salarios.

Marcelo Guagliardo, secretario general de ATEN, dijo entender los argumentos del gobierno nacional que busca promover paritarias por sumas fijas para desindexar la economía, pero aseguró que, “más allá de la buena intención de quien confíe en esa medida”, no comparte ni acompaña la perspectiva. “Los empleados públicos somos el verdadero motor económico de la Provincia”, comentó.

En una situación similar se posa el titular de ATE, Carlos Quintriqueo, que está en sintonía política con el actual gobierno nacional. Desde su sector ya aseguraron que defenderán la actualización por IPC pese a que, creen, no es una mejora salarial sino un método para no perder poder adquisitivo ante la inflación.

Los viales se suman al pedido de una mesa de negociación

Desde la Unión Neuquina de Agentes Viales (UNAV) se sumaron al pedido gremial para que el gobierno oficialice el llamado a una mesa de negociación salarial. El secretario general del organismo, Carlos Roselli, aseguró que el sector atraviesa una “grave” situación que excede el estricto reclamo salarial. En declaraciones radiales aseguró que el equipamiento es una de las falencias más notorias junto con la falta de personal.

“Tenemos compañeros en la categorías más bajas con serios problemas”, focalizó y adelantó que no pueden seguir esperando sin definiciones.

Sobre el plantel, Roselli dijo que hubo un recorte que hoy se cubre con trabajo tercerizado. “En 2012 teníamos 1.200 compañeros y en la actualidad somos 530. Cómo hacemos para asistir a toda la provincia con ese número si, por ejemplo, cualquier municipio del interior tiene más de mil empleados solo para localidad”, dijo.

Recordó que el año pasado debieron movilizarse para reclamar por camionetas, que son su herramienta de trabajo, y que consiguieron 12: “Es una vergüenza”, finalizó.


Comentarios


Para el gobierno no debería peligrar el inicio de clases en Neuquén