Los Linares, otra dinastía forjada en la Regata



Omar y Julián Linares se están dando el gusto de sus vidas. FOTO: ANDRES MARIPE

Omar y Julián Linares se están dando el gusto de sus vidas. FOTO: ANDRES MARIPE

Con casi 60 años y más de 30 disputando la Regata Internacional del río Negro, Omar Linares, que ha corrido y ganado en diferentes categorías a lo largo de la historia de la prueba, este año se está dando el gusto de correr junto a su hijo Julián en la competitiva K2 senior.

La dupla de club Quimey Leuvú completó los tres parciales y están disfrutando a pleno una experiencia más dentro de la travesía. “Estoy viviendo muchas emociones. Ver las muestras de afecto en cada largada y llegada es muy gratificante para nosotros. Muy feliz además porque la Regata sigue creciendo año a año y eso se demuestra en cada rincón del recorrido”, afirma el experimentado palista.

Omar bromea y afirma “que se siente un pibe” al animarse a correr en la elite junto a su hijo. “Es un proyecto que teníamos con Julián que en el 2020 bajáramos la Regata juntos. El protagonista es él. Yo soy un agradecido de estar compitiendo junto a mi hijo”, agrega Linares, quien fue nombrado embajador de la 90ª edición del Descenso Internacional del Sella, una distinción que honra a todo el canotaje rionegrino. Linares reemplaza como embajador del Descenso del Sella al sueco Jorn Cronberg, que ejerció el cargo en las dos últimas ediciones.


Comentarios


Los Linares, otra dinastía forjada en la Regata