Los nombres que la dirigencia de River se quiere asegurar



La dirigencia de River acelera los contactos con los representantes de los jugadores Lucas Martínez Quarta, Gonzalo Montiel, Nicolás De la Cruz y Rafael Borré, a quienes se les vencen los contratos el año que viene.
Las negociaciones, que ya se iniciaron, tienen el detalle que los jugadores en cuestión son los que más suenan en el mercado de pases que empezará a moverse en las próximas semanas.


“Queremos renovar los contratos de estos jugadores lo antes posible, más allá de las cuestiones de las transferencias. Si bien vencen en junio del 2021, queremos que haya tranquilidad para todos”, dijo el manager del Millo, Enzo Francescoli.
De todos modos, las realidades de los cuatro jugadores son diferentes porque tanto con Montiel como con Martínez Quarta, surgidos en las divisiones inferiores del club, los intereses no son iguales que con los casos del colombiano Borré y el uruguayo De la Cruz.

River desea asegurar los vínculos de Borré y De la Cruz, cuyo mayor porcentaje de las fichas están en poder de Atlético Madrid y Liverpool de Montevideo, respectivamente.

Para los dos defensores, las charlas son menos complejas porque no hay intereses de terceros en discordia, ya que se sientan a la mesa dos actores: el jugador y la dirigencia del club. El representante de Montiel, Marcelo Carracedo, maneja una oferta del West Ham de Inglaterra, que si se salva del descenso haría una propuesta formal. Por eso, firmar una renovación con altas chances de ventas es menos compleja.

El Chino Martínez Quarta y Gonzalo Montiel.

Asimismo, Gustavo Goñi, quien maneja ofertas por Martínez Quarta, se encuentra en un estado de situación similar y la renovación también se pone en juego si una transferencia se concreta en el actual mercado de pases o en el que viene.

Con los otros dos jugadores hay una “tercera pata”, ya que hay clubes que tienen porcentajes. En el caso de De la Cruz, Liverpool de Montevideo tiene el 70 % del pase; y en el caso de Borré, es Atlético de Madrid el que tiene opción de compra.

Por el tema Borré la cuestión es compleja porque para renovar el contrato River tiene que pagar 3,5 millones de euros al Atlético de Madrid y poder tener de ese modo la potestad de venta. Mientras ese pago no se concrete, y Borré no acepte la renovación de contrato, el club madrileño podría pagar 7 millones de euros y sumar al delantero colombiano a su plantel, ya sea para utilizarlo o para venderlo a otro club.


Comentarios


Los nombres que la dirigencia de River se quiere asegurar