Los Pumas van por el gran golpe ante los All Blacks

“(Los All Blacks) son el mejor equipo del mundo. Son mucho mejores que nosotros, pero tenemos que ser competitivos, jugar al 100% y tener la tranquilidad de haber hecho todo lo posible”. Felipe Contepomi

AP

Argentina afrontará, en la madrugada de mañana, por tercera vez en su historia los cuartos de final de un Mundial de rugby en una clara situación de inferioridad frente al gran favorito del torneo, los All Blacks neozelandeses, en Auckland (4.30 de Argentina), con la ilusión de entrar en la leyenda. Una victoria de Los Pumas significaría sin duda la mayor hazaña de su historia, superior incluso al tercer puesto en el Mundial de Francia-2007 cuando superó al equipo local y se llevó el bronce. Nada igualaría la gesta de vencer al considerado mejor equipo del momento, en su catedral de Eden Park, con todo un país ilusionado en ganar el segundo título mundial de su historia, lo que metería de paso a los Pumas de nuevo entre los cuatro mejores del planeta. El partido está lleno de emoción para Argentina, ya que en caso de derrota podría ser el último partido del hooker Mario Ledesma, que a sus 38 años se retira del rugby, no sin antes haber batido el récord de partidos en Mundiales de un jugador argentino (18). “Vamos a tratar de manejar el ritmo del partido y llevarlo donde nos sintamos más cómodos”, afirmó el técnico argentino Santiago Phelan, resumiendo las intenciones que repiten todos los Pumas, que será que el encuentro no tome la velocidad que conviene a los All Blacks. Felipe Contepomi, el capitán del equipo, sabe que la tarea es difícil y quiere que su equipo haga el mejor partido posible. “Son el mejor equipo del mundo y lo será después de este partido. Son mucho mejores que nosotros, pero tenemos que ser competitivos y que el país esté orgulloso de nosotros, perdamos o ganemos. Tenemos que jugar al 100% y tener la tranquilidad de haber hecho todo lo posible”, señaló el capitán de 33 años. Argentina se enfrenta a la única potencia del rugby a la que nunca ha ganado y con la que sólo logró una vez empatar (21-21) en 1985. Los All Blacks son también los que propinaron la mayor derrota de su historia a los Pumas (93-8 en 1997). Phelan recupera al lesionado Rodrigo Roncero para este partido, en un equipo al que vuelven también el segunda línea Manuel Carizza, el wing Gonzalo Camacho y el fullback Martín Rodríguez Gurruchaga. Nueva Zelanda pondrá a los más experimentados, incluidos Richie McCaw y Mils Muilaina, que jugarán sus partidos 101 y 100, respectivamente, para sostener al inexperto apertura Colin Slade, reemplazante del crack Dan Carter.

“Vamos a tratar de manejar el ritmo del partido y llevarlo donde nos sintamos más cómodos”. Palabra de Santiago Phelan.

rugby


Comentarios


Los Pumas van por el gran golpe ante los All Blacks