Los ruidos en la casa del vecino



La política neuquina atraviesa una suerte de retiro espiritual. Pasadas las elecciones provinciales y con los próximos comicios, intendencia capitalina y legisladores nacionales, a casi medio año de distancia todo es relax. Sin embargo, de reojo miran si el desenlace en la vecina Río Negro puede traer consecuencias o no para el leitmotiv neuquino: Vaca Muerta.


El fallo de la Corte Suprema de la Nación, que sacó de la carrera electoral a Alberto Weretilneck, dejaría en mejores condiciones al intendente roquense Martín Soria, quien ya se pronunció como “antifracking”. No parece tratarse de una cuestión ambiental. Su padre, Carlos Soria, a poco de asumir la gobernación en el 2011 vetó la ley –impulsada por la actual compañera de fórmula del jefe comunal, Magdalena Odarda– que prohibía la minería a cielo abierto.


La mayor parte de la Vaca Muerta “que sirve”, parafraseando a un experimentado empresario petrolero, se encuentra dentro de la provincia de Neuquén. Aquí la discusión “fracking sí” o “fracking no” parece superada, aunque no saldada. Pero el territorio rionegrino es clave para la logística y el transporte de materiales y equipos para los desarrollos no convencionales en los yacimientos neuquinos.

No sería extraño que, como ocurrió en Neuquén el 10 de marzo, desde Cambiemos se apele al “voto útil” para ahuyentar los fantasmas de un reacomodamiento kirchnerista en el mapa nacional.


Por ejemplo, la Ruta 22 y el proyecto del tren norpatagónico, que trasladará cargas hasta Añelo, son dos corredores claves. Sobre ambos Soria se mostró disidente con Nación. El intendente de Roca planteó sus reparos, junto con otros 11 jefes comunales rionegrinos, sobre la frecuencia y el paso de trenes de carga petrolera por el medio de las ciudades del Alto Valle. La casi abandonada obra de ampliación de la ruta nacional también tuvo objeciones e incluso Soria judicializó el proyecto.


En la gestión de Weretilneck la sintonía petrolera con Neuquén se profundizó. También se puso en línea con el proyecto de Nación para los hidrocarburos no convencionales. Eso empujó a que el sector empresarial local mostrara una dinámica directa con el rionegrino. No por nada el secretario general de Petroleros, Guillermo Pereyra, le dio su apoyo al actual gobernador.


Si las elecciones neuquinas fueron seguidas por los operadores de las compañías petroleras casi con más expectativa que las nacionales, sobre los comicios de Río Negro también habrá un seguimiento particular. En la ficcionada paridad neuquina entre Omar Gutiérrez y el candidato del kirchnerismo, Ramón Rioseco, se hicieron saber de las preocupaciones del sector por el ascenso de un dirigente con afinidad peronista ocultando las buenas relaciones que tanto el cutralquense como el aparato del anterior gobierno nacional cosecharon con las operadoras nacionales e internacionales.

El supergabinete de Gutiérrez sería sólo para el último año de su primera gestión. El jefe de Gabinete es un secreto guardado bajos llaves por el gobernador.


Desde la tranquilidad de la reelección, en el MPN comenzaron a seguir lo que ocurre en la vecina provincia donde notan que algunos gestos e inflexiones del gobernador rionegrino se parecen, y mucho, a los modos cultivados durante décadas por el partido provincial.


Pero Gutiérrez tiene tarea pendiente. Debe convencer a tres nuevos integrantes para sumar a su gabinete. Desde el 2005, cuando el gobernador Jorge Sobisch nombró nueve ministros y cinco secretarías, un gobierno no tenía tantas carteras. El mandatario provincial llevó para el último año de su primer gobierno el equipo a 13 ministerios, incluido el jefe de Gabinete, una figurada creada por él y vacante desde el año pasado.


Fiel a su estilo, el gobernador puso en marcha el secretismo que lo caracteriza para los nombres. La Jefatura de Gabinete quedará a cargo de un hombre cuya identidad solo sabe Gutiérrez. En los pasillos de gobierno le bajaron el tono al supergabinete y recordaron que se trata de una modificación para el último año de la primera gestión: “El 10 de diciembre empieza un nuevo capítulo”, advirtieron.


Sobre la creación de los ministerios de Cultura, Deporte y el de Juventud, Niñez y Adolescencia, aseguran que se busca dar mayor agilidad y autonomía a áreas en las que ya se trabaja y que ya dan respuestas. El mismo argumento podría utilizarse para la creación de un ministerio de Ambiente, extendido reclamo de la oposición, sin embargo se utiliza a la inversa y por ahora continuará jugando en la B.


Comentarios


Los ruidos en la casa del vecino