Los varones y el caso Dreyfus



Roca

En 1894, el gobierno francés acusó y condenó a Alfred Dreyfus, capitán del ejército y judío, de traición a la patria. El proceso, modelo de causa amañada, aún escandaliza.

El 27/6/2019, el Consejo Superior de la UNCo, sin pruebas pero con absoluta convicción, aprobó la “readecuación de tareas”, como un castigo a Horacio Sampayo, antropólogo y profesor adjunto regular, pese a que el dictamen del Servicio Jurídico de la UNCo declaraba nulo y viciado el sumario realizado en la Facultad de Derecho.

El CS afirmó, con convicción pero sin pruebas, que había existido una situación de violencia sexista. Se ignoró que había sido de claro acoso laboral por parte de la entonces directora de departamento. Esta persona había organizado una reunión de área con el objetivo explícito de expulsar al profesor Sampayo de su cátedra. Consejeros y consejeras no dudaron, como tampoco lo hicieron los jueces de Dreyfus.

Sostuvieron, sin pruebas pero con honda convicción, que, evidentemente, había que proteger a “las víctimas” de un profesor que era, claramente, “culpable de violencia”, así como Dreyfus era, evidentemente, “traidor a la patria”.

El conflicto se inició en una reunión en la que Sampayo pidió que se levantara la voz debido a su hipoacusia. Como no lo hacían, sino que hablaban más bajo, se paró a mostrar sus audífonos. Esa fue su violencia sexista, pedir escuchar, mostrar que no escuchaba. Y así lo dicen las testigos en el sumario.

En el 2018, Sampayo recurrió al Inadi porque sufre una discapacidad auditiva y se le dio curso a su expediente. Pero, varón heterosexual y cercano a los 70 años, aparece como un enemigo fácil, para la calumnia de gente no ética. El CS ignoró el acoso laboral y la discriminación: había que tirar contra el judío viejo, digo, contra el varón viejo.

Marta Flores

DNI 12.756.425


Comentarios


Los varones y el caso Dreyfus