Machinea defendió el convenio y elogió la participación de Sobisch

Anunció que la prórroga del contrato se firma la semana próxima en Buenos Aires.



BUENOS AIRES y NEUQUEN.- La semana próxima se firmará el convenio definitivo mediante el cual el gobierno nacional autorizará la prórroga de la concesión del yacimiento Loma de La Lata a la empresa Repsol-YPF, que cuenta con el aval de la provincia de Neuquén. Ayer, en una conferencia de prensa conjunta, el ministro de Economía de la Nación, José Luis Machinea, y la secretaria de Energía, Débora Giorgi, elogiaron la actitud de Jorge Sobisch, que desistió de cobrar un canon por la prórroga y optó por beneficiar a la provincia con inversiones.

En la rueda de prensa, realizada en el Palacio de Hacienda, los funcionarios estimaron en 440 millones de pesos el ingreso para Nación y Neuquén, exceptuando las inversiones en el yacimiento.

El subsecretario de Energía de la provincia, Ricardo Rodríguez Alvarez, confirmó la intención de otras cuatro petroleras -Pérez Companc, Pioneer-Chauvco, Chevron-San Jorge y Pluspetrol- de formalizar un contrato similar , una iniciativa que también subrayó Giorgi en Buenos Aires.

Machinea centró su encendida defensa del acuerdo elaborado en Madrid en que “salvo que se demuestre una mala explotación o daños al medio ambiente, la renovación de la concesión era automática”.

El ministro utilizó términos similares a los empleados por Sobisch, que vuelve hoy a Neuquén, donde será recibido por sus simpatizantes en el aeropuerto. La oposición política y gremial criticó el preacuerdo que, sin embargo fue sostenido por los intendentes de Cutral Co y Plaza Huincul y los empresarios de esas localidades. Mientras, la multisectorial y la ortodoxia del MPN, realizarán, también hoy, la caravana contra el saqueo hacia Loma de La Lata.

Machinea dijo que como el contrato vencía en 2017, a medida que se acercara el final, la compañía iba a dejar de invertir, que además “significa reducción de ingresos fiscales por tributos y por regalías”.

No obstante, el acuerdo ya tiene su primer obstáculo en el ámbito nacional porque el justicialismo, principal fuerza de oposición, anticipó su negativa.

En efecto, el diputado Humberto Roggero (PJ-Córdoba), titular de la bancada justicialista, consideró que el acuerdo “sienta un precedente muy grave para el país”, por lo que propondrá el rechazo del mismo.

Machinea, sin embargo, hizo un fuerte elogio de Sobisch por haber preferido negociar “más inversiones para la provincia”. Giorgi subrayó el carácter “automático” de la prórroga porque “no es licitable, es decir, no se podía dar a otra empresa antes de su vencimiento”, sostuvo en contradicción con su posición inicial, que ella atribuía a su antecesor, Daniel Montamat.

Si el beneficiario reclama la extensión desde los seis meses anteriores al vencimiento o más, -en este caso fueron 17 años antes- “es nuestra atribución concederla en el marco de la ley vigente, y la hemos concretado”, dijo Giorgi.

Destacó como punto de partida el antecedente del borrador firmado en junio pasado entre Sobisch y Alfonso Cortina, presidente de Repsol, en Madrid. A partir de allí, dijo, “hicimos un profundo análisis comparándolo con estándares internacionales, y fijamos nuestra posición”.

Pero a renglón seguido, subrayó el principal agregado a la gestión de Sobisch: “a diferencia de lo anterior en que se hablaba de un programa de producción, el Estado nacional optó por un cash bonus (canon) de 300 millones, en tanto la provincia prefirió conseguir “facilidades que suman (calculando su valor actual con el 10% de la tasa obtenida de descuento) unos 140 millones de dólares”.

Giorgi hizo una mención específica de los beneficios alcanzados por la provincia: un crédito por 300 millones otorgado por el Banco Bilbao Vizcaya subsidiado a una tasa del 9,5%, una participación por el excedente (entre el 2017 y el 2027) de un 5 % equivalente a una “sobre-regalía” y la asistencia a microemprendimientos. También se refirió a que se incluyeron a favor de Neuquén proyectos como el de “una usina térmica de 500 mega, la construcción de un ferrocarril entre Ferrovía, Dycasa y Renfe, y una forestación de 5.000 hectáreas”.

En defensa de su extraño viraje en menos de una semana (antes de viajar su vocera aseguró que no se cerraría el acuerdo durante el viaje de De la Rúa a España), Giorgi recurrió a una evaluación cronológica: “cuando se otorgaron las concesiones no había conciencia sobre la importancia del gas en materia energética, su crecimiento produjo un aumento de las inversiones no sólo en la Argentina sino en Bolivia. Hoy en día dada la magnitud de las obras, es importante contar con un plazo de utilización del yacimiento que quizá años atrás no era considerado necesario”. (ABA/Télam/AN)


Comentarios


Machinea defendió el convenio y elogió la participación de Sobisch