Más presión tributaria a comerciantes e industrias

El gobierno municipal neuquino dispuso modificaciones en la escala tarifaria para el próximo año.



NEUQUEN (AN).- El gobierno de Neuquén aumentará la presión tributaria al comercio y a la industria en el período fiscal 2002. La otra novedad es la implementación de regímenes especiales para las petroleras con extracción fuera y dentro del ejido municipal y para las actividades financieras y afines.

Estas son algunas de las modificaciones más significativas incorporadas a la tarifaria del año próximo para los distintos rubros. Por empezar, desaparecerán las reducciones que benefician actualmente a los contribuyentes con ingresos inferiores a 6.000.000 de pesos en la tasa de inspección, control de seguridad e higiene de actividades comerciales, industriales, de servicios y derechos de funcionamiento.

Los topes a los incrementos se implementaron como transición al cambio de estimación de la tasa, producido este año, desde cuando el tributo se estima en función de la facturación anual de cada empresa y de cada negocio.

Son techos que oscilan entre un 30 y un 50% para facturaciones de hasta 3 y 5 millones de pesos, respectivamente. El año próximo no existirán más.

“Los topes son cláusulas transitorias que producían fuertes distorsiones”, explicó el secretario de Economía Martín Farizano al tiempo que remarcó que la tabla implementada en el 2001 se mantendrá “sin alteraciones”.

Consecuencia de esta situación comercios importantes de la ciudad pagan importes sensiblemente más bajos en este concepto que lo que tributa un Fiat 1 en patente de rodados.

Los comerciantes que facturan menos de 1.000.000 de pesos al año pagarán lo mismo que ahora, “que es menos que lo que pagaban en el 2000. El 90% de los negocios de la ciudad se encuentra por debajo de ese monto”, dijo el titular de la cartera económica, quien descarta así una presión mayor al comercio.

El proyecto de tarifaria para el período fiscal 2002 ingresó ayer al Concejo Deliberante junto con la propuesta de presupuesto del mismo período, que asciende a 87,1 millones de pesos, 7 millones menos que el vigente, lo cual representa una caída de 6,8% respecto al de este año.

En cuanto a los regímenes especiales, la nueva tarifaria abre las aguas entre las petroleras que explotan el recurso dentro del ejido municipal y las que sólo tienen una oficina de apoyo aquí y desarrollan la actividad principal en distintos lugares de la provincia. A las primeras establece un piso de 75.000 pesos anuales, un valor superior al actual. Las que operan fuera del límite capitalino tributarán en cambio un importe fijo anual de 10.000 a 50.000 pesos, siempre en base a su facturación.

En ambos casos se computa a favor -como crédito- el personal ocupado.

También establece una escala fija a las empresas que realizan actividades de apoyo a la extracción, explotación y transporte de petróleo y gas, tales como laboratorios, lavadores de maquinarias, talleres, playas de maniobras y depósitos. El mínimo son 2.000 pesos y el tope 30.000.

Para los bancos y otros establecimientos financieros propone volver al régimen especial del año 2000, con mínimos más altos para algunos rubros. Son pisos de 18.0000 pesos para los bancos nacionales, provinciales y cooperativos; de 3.600 para las sucursales de compañías de seguros; de 6.000 pesos para las compañías financieras; de 12.000 pesos para las AFJP; y de 18.000 pesos para el BPN y 5.000 por cada sucursal, entre otras.


Comentarios


Más presión tributaria a comerciantes e industrias