Mascotas en emergencia: los síntomas a tener en cuenta

En esta nota, te contamos qué hacer ante una situación de urgencia con nuestras mascotas. Consultado por Río Negro, el médico veterinario Juan Manuel Montenegro ofrece consejos útiles





Ante una emergencia con nuestros amigos incondicionales es necesario actuar con seguridad y rapidez para ayudarlo en cada situación difícil que pueda presentarse. Es también muy importante tener cuidado, ya que un animal herido puede reaccionar de manera inusualmente agresiva mordiendo o rasguñando debido al miedo y al estrés que le genera la situación.


En esta oportunidad, Río Negro consultó al médico veterinario de Catriel, Juan Manuel Montenegro (MP719), quien nos indicó qué debemos considerar y tener en cuenta ante una emergencia con nuestra mascota, mientras acudimos a nuestro veterinario de confianza.
Primero, debemos observar el estado de conciencia y conducta. Para hacerlo tenemos que ver cómo reacciona frente a estímulos externos, con el entorno, con otras personas y con otros animales. El estado habitual normal de una mascota es de alerta.

Estados patológicos
Estos estados patológicos pueden ser de “depresión”, el animal reacciona al estímulo, sí, pero de una manera débil, como adormecido, apático. De “estupor”, cuando su estado es más grave y la mascota no reacciona a estímulos auditivos o visuales, pero sí reacciona a estímulos dolorosos. Y, por último, el “estado de coma,” cuando no hay reacción de ningún tipo, ni siquiera dolorosos.
Una vez que se detecta el estado que está padeciendo el animal, se debe tomar la frecuencia cardíaca y pulso. Una manera sencilla de hacerlo es colocando la palma de la mano en la parte izquierda del tórax -a la altura del codo izquierdo del animal- y contar los latidos por minuto. La referencia en perros es 60 a 180 latidos por minutos; mientras que en gatos es de 140 a 220.

Es importante tomar la frecuencia cardíaca del animal afectado.


Lo que sigue es controlar la frecuencia respiratoria. Para hacerlo, “nos situamos por detrás y desde una posición superior de nuestra mascota observamos los movimientos toráxicos en un minuto”, explica Montenegro. La referencia en perros es 10 a 30 rpm y en gatos, de 20 a 42 rpm.
En cuanto a controlar la coloración de las mucosas y tiempo de llenado capilar, se recomienda hacerlo en las encías. Su coloración normal es rosada, por lo que un signo de alarma sería el color pálido, lo que indicaría, entre otros casos, algún tipo de hemorragia. Con respecto al llenado capilar, se controla presionando las encías con un dedo, las cuales, al hacerlo, quedan blancas en la zona de punción. El tiempo que tarda en volver a su coloración normal se denomina tiempo de llenado capilar. El parámetro normal sería de 1 a 2 segundos. Si el período es más prolongado, estamos ante una patología.
La temperatura, en las mascotas se toma desde el recto preferentemente con termómetro digital. El parámetro normal ronda entre los 38 y 39 grados.
Controlar el estado de hidratación, lo podemos evaluar con el pliegue cutáneo, realizando un pellizco en la parte del lomo, y evaluamos el tiempo que tarda en retomar su posición inicial. En estados de deshidratación avanzados generalmente tarda más tiempo”, concluye Montenegro.


Comentarios


Mascotas en emergencia: los síntomas a tener en cuenta