Matador, matador...

Por el genial Luna, Tigre se subió a la cima de la tabla.

Por Redacción




El héroe de la noche en Victoria fue el Chino Luna, autor de un triplete con golazo de chilena incluido.

El Chino Carlos Luna hizo un milagro en Victoria, porque con sus tres goles consiguió que Tigre se trepe a lo más alto de la tabla del Apertura y, como regalo extra, sacó a su equipo de la zona de descenso directo, al menos hasta hoy. El máximo artillero del torneo (10 goles) fue verdugo de un Newell’s que se volvió a Rosario con un doloroso 1-3. De esta manera, los dos suman 28 puntos y son líderes, pero ahora Boca tiene la chance de volver a mandar en soledad si es que mañana vence a Racing. En cuanto a la tabla de abajo, la victoria de Tigre metió a San Martín (SJ) en descenso directo, de donde sólo saldrá si derrota a All Boys. Un buen espectáculo brindaron en los primeros 45 minutos. Hubo jugadas bien ejecutadas, llegadas de peligro, tres goles, mucha adrenalina y alguna que otra pierna fuerte. Tigre fue más en el inicio, porque Román Martínez se hizo de la pelota y porque por las bandas preocupaban Galmarini y Leone. Por eso es que la apertura del marcador cayó a los 15’. Fue en una contra del Matador que Cachete Morales se salió de libreto, disparó, rechazó Peratta, el rebote lo tomó de nuevo el ‘10’, que habilitó de cabeza a Luna. El Chino se zambulló a la gloria e hizo explotar a toda Victoria. Claro, la alegría del local duró un pestañeo porque a los 18 Blengio rechazó mal, Urruti cedió con un frentazo para Víctor Figueroa y éste no perdonó con una ajustada volea. Desde ahí el cotejo se volvió intenso. A los 21 Sperdutti apiló a varios defensores y Urruti disparó por arriba. Así, luchando y jugando llegaron hasta el minuto 39, cuando volvió a aparecer el bravo Chino de Tigre. Fue con un zapatazo de zurda que convirtió su noveno gol en el torneo (no se conformaría con eso). El ST fue una historia diferente. Tigre, sabiendo que con la diferencia se subía a lo más alto de la tabla y además salía del descenso directo, se agazapó cerca de Javier García y aguardó por alguna contra. Newell’s tuvo la iniciativa, contó con paciencia para manejar el balón y nunca ‘murió’ en pelotazos, pero le faltó algo: profundidad. Por eso, merodeó el área del local durante todo el complemento, aunque pocas veces consiguió meter verdadero temer. Gar-cía se lució con una buena atajada sobre los 25 y todo hacía pensar que La Lepra llegaría a la igual-dad. Pero entonces apareció el hombre de la noche. Fue a los 37, cuando después de un corner (que no había sido) el Chino Luna dibujó lo que será una de las más lindas acrobacias del torneo. Uno de los jugadores de Tigre cabeceó y el goleador garabateó una genial chilena que se le metió por el segundo palo a Peratta. Así, marcó su décimo tanto y mantuvo vivo el sueño de todo el Matador.

DyN

fútbol de afa


Comentarios


Matador, matador…