Médicos graduados de la UNC se suman a trabajar durante la pandemia en Neuquén

Estaban preparándose para rendir su examen de residencia. Fueron incorporados al sistema de salud provincial como personal eventual, ante la emergencia por el nuevo coronavirus.





Paula tiene 26 años y egresó el año pasado de la facultad de Medicina. Hoy trabaja en emergencias en el Castro Rendón. Foto Florencia Salto.

Paula tiene 26 años y egresó el año pasado de la facultad de Medicina. Hoy trabaja en emergencias en el Castro Rendón. Foto Florencia Salto.

Las chances de que el primer trabajo de una médica recién graduada sea incorporarse al plantel de un hospital en el contexto de una pandemia son remotas.

“Escasas, nulas posibilidades”, respondió Paula Martín, de 26 años, que egresó de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Comahue en diciembre pasado, y el 1 de abril se sumó al servicio de emergencias de adultos, en la guardia externa, del hospital Castro Rendón.

Ella se había anotado para rendir el examen único de residencia, ya que quiere especializarse en cirugía pediátrica. La emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus aplazó sus planes. “Al poquito tiempo de que se pospone el examen nos llega un mail con la convocatoria del ministerio de Salud de Neuquén en donde nos ofrecen trabajar exclusivamente durante la pandemia”, aseguró Paula.

En su caso fue destinada a la guardia donde asiste fundamentalmente a pacientes respiratorios: covid y no covid. “Con el clima frío empiezan todas las patologías propias del invierno: influenza, bronquitis. Vemos esos pacientes y los evaluamos, y si hay una sospecha de covid se activa todo el protocolo. En realidad estamos siempre supervisados. Está bueno porque uno aprende y ve mucho flujo de pacientes, entonces tenes más probabilidades de ver bastante tipo de enfermedades, todas juntas en un mismo día. En ese sentido está bueno, tiene un ritmo bastante veloz y hay que seguirlo porque una guardia siempre es apresurada, pero mucho más cuando es el hospital Castro Rendón, va a mil”, contó.

En total fueron integrados 14 profesionales: 11 mujeres y 3 varones. Paula se sumó al primer grupo, el segundo ingresó el lunes pasado. Están abocados a emergencias (pediátrica y de adultos), coordinación de gestión de pacientes y especialidades como Salud Mental.

El director del hospital, Adrián Lammel, explicó que fueron contratados bajo la modalidad de trabajadores eventuales, que son aquellos que prestan funciones en un tiempo determinado para un programa sanitario específico. Una vez finalizada la emergencia, rendirán su examen o elegirán otro destino.

“Este año está suspendido el ingreso de nuevos residentes. Esta es la forma de incorporar médicos recién recibidos de manera momentánea durante la pandemia. No entran como médicos de planta sino como personal eventual”, indicó Lammel.

Dijo que, por ejemplo, cumplen un rol muy importante en el hall central, donde se hace un triaje, que es la clasificación de los pacientes según un sistema de prioridades, para brindarle asistencia. “Este trabajo es de orientar a la gente para que no tenga que esperar y darle la posibilidad de una atención rápida y distribución, ya sea dentro del hospital o en otros efectores de salud”, agregó.

Estas incorporaciones también se han hecho en otros hospitales del sistema público.

Dentro de la planificación que desarrollaron las autoridades sanitarias de la provincia el Castro Rendón está destinado a la atención de pacientes graves de coronavirus. Se creó en el quinto piso del establecimiento una Unidad Covid, con 37 camas de alta complejidad (ver aparte).

La formación de la Unidad Covid

El hospital Castro Rendón creó la “Unidad Covid” que funciona en el quinto piso del establecimiento. Cuenta con 37 camas de alta complejidad.

“Se unió clínica médica y terapia intensiva. Los sectores que dependían de ahí se ubicaron en otros lugares”, indicó el director, Adrián Lammel.

Aclaró que no son las únicas camas disponibles, sino que cuentan con otras que en caso de ser necesarias se plegarán. Además, dentro de la diagramación que se planificó en el contexto de la pandemia, está previsto que incluso la clínica privada Cemic monte su terapia (doce camas con respiradores) en el hospital.

Hoy se informó, también, que se instaló a modo de prueba un tubo que emite rayos ultravioleta en el baño del servicio de electromedicina, donde se cambia el personal, y desde el viernes pasado se colocó un dispositivo en el ascensor. Su función es eliminar bacterias y virus del ambiente.

En números

14
profesionales se agregaron al plantel del hospital Castro Rendón, el de mayor complejidad del sistema.
11
son mujeres y 3 varones. Están distribuidos en emergencias (pediátrica y de adultos), gestión de pacientes, y especialidades como Salud Mental.

Comentarios


Médicos graduados de la UNC se suman a trabajar durante la pandemia en Neuquén