Logo Rio Negro

Mezquindades en la pandemia






Si las medidas de aislamiento y distanciamiento se cumplen con severidad, fin de mes podría ser el punto de partida. Pero no descartan una extensión.


Como cualquier proyección, sensible al menor cambio en el ángulo estimado, los modelos probabilísticos que utilizan todos los niveles del Estado para diagramar sus protocolos permiten orientar acciones, pero no determinar los hechos. Las medidas tempranas adoptadas por el presidente Alberto Fernández, en coincidencia con los gobernadores, le otorgaron al pueblo argentino una leve ventaja en la contención de la pandemia del Covid-19, el nuevo coronavirus, pero sostenerla dependerá de la responsabilidad y solidaridad de todos: ciudadanos, gobernantes y empresas.

En Neuquén, al igual que en el resto del país, se trabaja paso a paso. La primera fecha que hay en mente es el 31 de marzo. Si las medidas de aislamiento y distanciamiento se cumplen con severidad, fin de mes podría ser el punto de partida. Sin embargo, son más los que creen que, en virtud de lo que ocurre en otros países afectados y para sostener la ventaja inicial, como mínimo el congelamiento de actividades podría extenderse una quincena más.

Un mes sin actividades productivas es un golpe durísimo para la economía, pero fundamentalmente para miles de familias y empresas que dependen del día a día. Lo que tampoco se esconde es que más allá de lo que dure el aislamiento, necesario al ser el único método comprobado para frenar la propagación del virus, retomar el funcionamiento de la economía llevará tiempo y dejará grandes problemas.

El cuadro de situación no escapa al análisis que hace el gobernador Omar Gutiérrez y sus colaboradores directos. Sin embargo, aseguran que hay que avanzar por etapas. El objetivo es reducir al máximo los contagios por tratarse de la única manera de que la enfermedad golpee en los grupos de riesgo y para que el sistema de Salud pueda soportar la emergencia.

El gobierno trabaja en nuevas medidas. Todas ellas escalan en el endurecimiento de las penalidades a quienes no cumplan con lo mínimo solicitado: quedarse en sus casas. Pero también se reforzó el sistema sanitario y se empiezan a revisar los números de la economía.

El intendente Mariano Gaido, con un activo rol público, define la actividad económica neuquina como “explosiva” para resaltar que tiene elevados niveles de crecimiento en corto tiempo y la misma velocidad a la inversa.


En medio de la emergencia, el sector petrolero integrado sigue presionando para ir hacia una cotización baja del barril criollo, pero no tocó surtidores.


La tarjeta alimentaria del plan Argentina Contra el Hambre tiene 16.000 beneficiarios en la provincia. La mayoría de ellos nucleados en la región Confluencia. Sin embargo, el parate de la actividad será expansiva a miles de familias más, un número no determinado aún, que dependen de ingresos diarios, su producción o de sectores no exceptuados.

Con las actividades paralizadas, los ingresos provinciales y municipales se verán seriamente afectados. Por este motivo se espera un paquete de medidas de Nación que involucre controles de precios, diferimiento de pagos, desdoblamiento de cumplimientos financieros y hasta la cancelación de pasivos. Exige un esfuerzo solidario de todas las partes para evitar que el circulante termine únicamente bancarizado como ganancia de sectores concentrados.

Parte de esa visión contempla el proyecto de Emergencia que el Ejecutivo neuquino envió a la Legislatura y cuyo tratamiento fue pospuesto casi en un gesto hostil. La inclusión del permiso para tomar, pese a la falta total de condiciones en este momento, un crédito por 100 millones de dólares provocó una llamativa coincidencia de ideas entre Juntos por el Cambio (Cambiemos) y el Frente de Todos.

Otro punto a revisar es la actitud de las grandes petroleras integradas que desde siempre recibieron en Neuquén casi un trato diplomático. La discusión por el precio del barril es previa a la emergencia por el Covid-19. Sin embargo, el día después no parece haberlos conmovido en lo más mínimo.

Con valores internacionales por el piso desde hace semanas, no hubo una sola marcha atrás en los precios de los surtidores, un tema que no dudaron en instalar cuando la cuenta era inversa y los valores estaban atrasados.

Insisten en presionar para mantener bajo el valor interno, ante el reclamo de las provincias productoras para elevar el piso y sostener la actividad de las compañías medianas y chicas, algo que además permite apalancar las cajas provinciales.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Mezquindades en la pandemia