Milanesas de berenjenas, calabaza y zucchini

Un menú para cambiar un almuerzo rápido y liviano.



Milanesas de berenjenas, calabaza y zucchini

Un menú para cambiar un almuerzo rápido y liviano.

Milanesas de berenjenas, calabaza y zucchini

Un menú para cambiar un almuerzo rápido y liviano.

Milanesas de vegetales: una alternativa para mezclar sabores y texturas distintas. Las berenjenas, de sabor intenso; las calabazas y zucchinis, bien suaves.

Primero, lavar bien los vegetales, en el caso de la calabaza quitarle la cáscara. Cortarlos en láminas de 0,5 centímetros y rebozarlos primero con huevo batido y luego por pan rallado. Llevarlas al horno en una fuente con rocío vegetal hasta que estén bien doradas.

Hay que tener en cuenta que la rodaja de calabaza tenga el mínimo espesor posible. Al pan rallado integral se le pueden agregar semillas molidas, previamente activadas. Como opción sin gluten, se puede realizar un preparado con harina de garbanzos y harina de arroz en partes iguales.

Si te gusta dar un toque más a estas milanesas, tomá algunas milanesas de berenjenas y agregale un poquito de salsa de tomate más una rodaja de queso cremoso. Unos minutos más en el horno y ya está. Encima esparcirle unas ramitas de orégano fresco. Lo más.

Acompañar todo con una ensalada de rúcula y otra de zanahoria rallada.

Podés también tener unas tostadas de pan casero, previamente pasadas por un ajo aplastado, y colocar encima las milanesas que quieras.

Si tenés zapallitos verdes en la heladera, también podés hacer milanesas con ellos: son exquisitas.

Otra: podés hacer unas salsitas de queso crema con ciboulettes, perejil o cilantro. Refresca el plato.


Comentarios


Milanesas de berenjenas, calabaza y zucchini