Militantes de HIJOS denuncian una macabra intimidación



NEUQUÉN (AN).- La agrupación HIJOS vinculó ayer el hallazgo de un cráneo frente a la casa de uno de sus militantes, con las actividades que viene realizando para exigir Justicia en la causa que se sigue contra ex represores que se desempeñaron en el centro de detenciones clandestino “La Escuelita”, y con el reclamo de aparición con vida del joven Sergio Ávalos.

Una de sus militantes, Paola Panizza, denunció que el jueves 12 de junio cerca de las 8, un vecino suyo, de quien preservó el nombre, también militante del mismo organismo, encontró un cráneo dentro de una bolsa de cemento.

Las casas de ambos están una al lado de la otra, en Cipolletti. Y la bolsa estaba frente a una de ellas, sobre la vereda, junto a autos estacionados.

Del hallazgo la organización dio cuenta en la Fiscalía 2 de Cipolletti. Y el lunes próximo realizarán otra presentación en el juzgado Federal de Guillermo Labate, según anticipó. Se trata del juez que lleva adelante los juicios contra ocho ex represores que operaron en La Escuelita.

“Nosotros lo tomamos como una intimidación por las actividades públicas que venimos realizando en escuelas de Neuquén y Río Negro, para exigir el esclarecimiento del rol que tuvieron estos ocho genocidas”, dijo Panizza ayer, al cabo de una conferencia de prensa que la agrupación hizo frente a la ex Legislatura, donde se desarrolla el juicio por el caso Fuentealba.

Además, radicarán la denuncia en la fiscalía de Graves Atentados Contra las Personas, a cargo de Sandra González Taboada, que tiene en sus manos la investigación por la desaparición de Ávalos, de quien se cumplieron cinco años sin noticias sobre su paradero. Sobre el vínculo con este caso, Panizza dijo que “nos parece llamativo que también haya ocurrido justo en la mañana en que nos reuniríamos con las autoridades de la UNC para pedir que la universidad se presente como querellante” en el caso del joven de Picún Leufú.

Indicó que el resto óseo fue enviado a La Plata, para que se le practiquen análisis que, llegado el caso, permitirían determinar su identidad.

“Para nosotros fue un mensaje mafioso, que tiene el objetivo de amedrentar nuestra labor en las escuelas y los escraches que hicimos contra los militares durante el último tiempo”, afirmó.


Comentarios


Militantes de HIJOS denuncian una macabra intimidación