Monólogo para la función más inesperada

Dos unipersonales rionegrinos viajarán para participar de un festival de teatro cordobés.





NEUQUEN (AN).- El retornar a la «fuente» siempre se saborea con mayor satisfacción. Implica un doble goce, el maravilloso amanecer de un día diferente. «Hay mucha gente que me está esperando, viejas compañeras de teatro. La verdad es que va a ser muy emocionante».

Ana Jaeggi es una actriz cordobesa que vive en esta zona hace casi tres décadas, que llegó desde la provincia mediterránea y tuvo que hacer una pausa en la actividad artística para amamantar y enseñarle a dar los primeros pasos a sus críos. Ella, hoy mismo, se lanzará a las rutas para participar del «12° Encuentro Nacional de Río Ceballos», que se desarrollará en esa localidad cordobesa -ubicada en las sierras chicas, a unos 20 kilómetros de la capital- desde mañana al domingo 14.

Ana mostrará su unipersonal «El chamuyo», y viajará acompañada por el actor y director Javier Santanera, que llevará ésta y otra molécula teatral, «El campocómico». Son las dos representantes rionegrinas en el festival; de Neuquén no viajará ninguna.

Cuenta Ana que fueron in

vitados a esta cita artística luego de sortear una «estricta selección», filtro por el que pasaron más de cien elencos y del que salieron ilesos sólo 26. «Habrán colegas de Salta, Jujuy, Capital Federal, provincia de Buenos Aires, San Juan, Mendoza, La Rioja Mar del Plata, y algunos más», informa la artista.

Pero también será una buena oportunidad para conocer y rozarse con algunas personalidades del mundillo teatral y televisivo, como Mariana Brisky, Arturo Bonín y el director Rubén Szuchmacher. Algunos recibirán un reconocimiento, otros darán charlas y relatarán anécdotas. Ana s internará en las tripas de una vieja actriz que decide dar su última función, y que lo hace de forma patética, alcoholizada, hundida en su propio pozo psicológico; y que de un momento a otro se halla ante un laberinto paradojal, porque justo en esta última función tendrá público, algo que jamás le sucedió antes.

«El Chamuyo es la historia de una actriz en decadencia, que no se dejó rendir pero a la que el público siempre le dio la espalda. Siempre estuvo sola, hasta la última noche, cuando se encuentra con público y no sabe cómo actuar. Llega borracha y se pone a hablar de la política, de amor…»

-¿En este final con replanteo el público se lleva alguna conclusión?

-Sí, que el actor no sólo está en el teatro; afuera los políticos actúan, y demasiado, los amores se hacen el chamuyo. Salís a la calle y la gente está actuando, la obra habla de lo horrible que es el 'verso'.

Ana y Javier, actores y algo más de «El chamuyo» y «El campocómico», están trabajando en el armado de una nueva obra, con una temática que gravita en tiempos renacentistas.

«Estamos trabajando, investigando la vida de las monjas en el Renacimiento. Leí un libro y me impactó la forma como convivían con los frailes en los conventos, era terrible. Por la forma en estamos ideándola, creo que nos van a excomulgar», bromea la actriz.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Monólogo para la función más inesperada