Muerte de miles de gatos por una mutación del coronavirus: Chipre en alerta

Miles de gatos en Chipre están muriendo debido a una mutación del coronavirus felino, generando una llamada urgente a las autoridades para frenar la propagación de la enfermedad. Sospechan que puede extenderse en Líbano, Israel y Turquía.

Una epidemia de peritonitis infecciosa felina (PIF) está causando estragos en la isla mediterránea de Chipre, donde la superpoblación de gatos callejeros se apoderó del brote y derivó en una grave crisis. Los defensores de los animales están instando al gobierno a tomar medidas urgentes para controlar la propagación de una mutación del coronavirus intestinal.

La PIF, una mutación del coronavirus intestinal presente en el 90% de los gatos, se volvió altamente contagiosa entre los felinos de la isla, según el veterinario Kostis Larkou. Desde enero, se estima que al menos 300.000 gatos murieron debido a esta enfermedad mortal, según Dinos Ayiomamitis, presidente de «Cats PAWS Cyprus».

La población felina de Chipre, que supera el millón de gatos, principalmente callejeros, sobrepasa en número a los habitantes humanos de la isla. Además, Chipre tiene una larga historia de amor por los gatos, ya que se encontró la evidencia más antigua de su domesticación en esta isla, con restos de hace más de 9.000 años junto a restos humanos.

Aunque los servicios veterinarios del ministerio de Agricultura registraron oficialmente solo 107 casos en la parte sur de la isla, varios expertos afirman que la cifra no refleja la verdadera magnitud del problema. El diagnóstico de la enfermedad es difícil debido a la falta de recursos y a que los gatos suelen aislarse y morir solos cuando se enferman. Además, muchos cadáveres no se encuentran, lo que dificulta aún más el seguimiento de la propagación del virus.

La preocupación se extiende más allá de Chipre, ya que se sospecha que el virus también está presente en países vecinos como Líbano, Israel y Turquía. Los esfuerzos urgentes se centran en contener la epidemia y proteger a la población felina de Chipre de esta amenaza mortal.

La comunidad defensora de los animales está instando al gobierno de Chipre a tomar medidas rápidas y efectivas para controlar la propagación de la PIF y proteger a los gatos callejeros de la isla. La colaboración entre las autoridades, los veterinarios y los grupos de protección animal es crucial para enfrentar esta crisis y garantizar la salud y el bienestar de la población felina de Chipre.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios