Crece la oposición al proyecto de Gennuso para gerenciar el puerto San Carlos

El legislador Chiocconi, que admitió interés en competir por la intendencia, dijo que el jefe comunal quiere dejar atada la explotación del puerto céntrico a un "negociado".





El proyecto que impulsa el intendente Gustavo Gennuso para administrar el puerto San Carlos, la costanera céntrica y la isla Huemul mediante una empresa descentralizada no comenzó todavía su recorrido en el Concejo Municipal de Bariloche pero ya cosechó varias críticas en el ámbito político local.

El referente radical y expresidente del Concejo Municipal Enrique Mogensen discrepó con la idea de crear una “sociedad del Estado” para gerenciar esos recursos y advirtió sobre el riesgo de que “todo quede en manos de un club náutico privado”.

Desde un sector distinto, el actual legislador y también expresidente del Concejo por el PJ, Ramón Chiocconi, cuestionó que el intendente Gennuso “en siete años no haya hecho nada con el puerto y ahora quiera dejar atado este negocio”, en el tramo final de su mandato.

También se manifestó en desacuerdo con asignar la administración del puerto y toda el área costera en una sociedad del Estado.

Mogensen opinó que la figura adecuada para que el municipio potencie la actividad del puerto y la costanera sería una “sociedad de economía mixta”. Chiocconi no precisó una alternativa concreta, pero hizo hincapié en lograr que el recurso económico resultante tenga una “redistribución” asegurada en favor de todos los barilochenses.

Dijo que la principal preocupación es que el estatuto de la sociedad del Estado, detallada en el anexo 1 del proyecto, le genera atribuciones para “vender, conceder, permutar, arrendar, total o parcialmente inmuebles incorporados a su propiedad”. Y abunda luego en que sus actividades “podrán ser “la compra-venta, urbanización, remodelación, loteo, parcelamiento, arrendamiento, subarrendamiento, permuta, administración, concesión y todas las operaciones de renta inmobiliaria”.

Para Chiocconi esa potestad para disponer de bienes públicos con criterio de empresa privada colisiona con el rol básico de cualquier municipio, que debe velar por el “bien común”.

Recordó que la Carta Orgánica en su artículo 94 establece que “toda propiedad inmueble municipal que tenga costa de lago sólo se podrá enajenar previo referéndum popular que lo autorice”.

También criticó la conformación del directorio de la sociedad, en la cual el Ejecutivo tendrá derecho a designar tres de miembros titulares y un cuarto será un concejal del oficialismo. La oposición tendrá apenas una silla, entre cinco.

En sus fundamentos, el proyecto de Gennuso señala como prioridad la de fomentar “el reencuentro entre la ciudad y el lago, la priorización del paseo de la costanera como espacio recreativo y de esparcimiento”, y menciona como ejemplos a seguir las experiencias de Rosario, Santa Fe, Corrientes y Neuquén.

Pero luego habla también la de reservarle al ente administrador, entre otras funciones, las de “promoción de inversiones, y la actividad inmobiliaria”.


Objeciones del precandidato


Según Chiocconi, quien reconoció su aspiración de competir el año próximo por la intendencia, el proyecto oficialista no prevé ningún tipo de aprovechamiento público de la renta obtenida, ni de “derrame” del producto de la explotación del puerto y la excursión a Huemul en beneficio de los barilochenses.

“Toda la riqueza que pudiera generar el negocio se la queda la sociedad del Estado, no hay una propuesta de redistribución”, cuestionó.

Reconoció que “es necesario un ordenamiento y modernización del área costera y un aprovechamiento del lago, porque hoy la gente tiene muy contados lugares para disfrutar del Nahuel Huapi. Cada cinco años se contrata a una consultora para decir lo mismo”.

A su entender, “toda la costanera está subexplotada, pero primero hay que dar una discusión de qué se quiere hacer con participación de la comunidad, y después elegir el instrumento. Acá se hace al revés”.

Chiocconi dijo que “los mecanismos de participación ciudadana están previstos, pero no se usan”. Recordó que existe una comisión asesora de la isla Huemul y también el municipio cuenta con el Consejo de Planeamiento Estratégico, de constitución mixta, pero “no se consultó a nadie por este proyecto”.

La necesidad de cumplir con esos pasos podría surgir del debate en el Concejo, que todavía no empezó. El proyecto fue presentado hace dos meses y todavía está a la espera de un dictamen jurídico, para comenzar el tratamiento en comisiones.

“No creo que la vaya a tener fácil en el Concejo”, dijo Chiocconi. El oficialismo cuenta con cinco votos sobre once. El exconcejal consideró que “sería grave que esto pase y se apruebe en forma silenciosa, hay que abrir el juego, convocar a todos y presentarlo en forma pública”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crece la oposición al proyecto de Gennuso para gerenciar el puerto San Carlos