Culto y Coordinación nacional, dos áreas curiosas del gabinete de Cortés en Bariloche

El intendente sumó a un pastor evangélico y a una joven libertaria en su equipo para conducir áreas que no registran antecedentes en gestiones anteriores.

Convencido de priorizar la interacción con las “comunidades de fe” y también la llegada directa y fluida al gobierno nacional, el intendente de Bariloche Walter Cortés resolvió crear dos áreas específicas en el gabinete para atender esos asuntos, que resultaron una novedad porque no tenían antecedentes en gestiones anteriores.

La Subsecretaría de Culto fue incluida en el organigrama que aprobó por unanimidad el Concejo Municipal el mismo viernes 8, cuando todos asumieron sus cargos. El funcionario que estrenó ese rol es el pastor evangélico Leonardo Gatica.

El otro casillero que llamó la atención en el nuevo gabinete es la Dirección General de Coordinación Nacional, que nunca existió en la estructura del municipio y fue ideada casi a medida de de Jazmín Venini, integrante de la “juventud libertaria” y una de las principales referentes del presidente Javier Milei en Bariloche.

La directora Venini dijo que en su primer día de gestión, el sábado 9, estuvo en Buenos Aires donde participó junto a otros funcionarios nacionales de “una carta de compromiso en nombre del movimiento ‘sonido de libertad’ durante la conferencia magistral ‘Prevención de la trata y explotación sexual infantil’, realizada en la Universidad Austral”, y de la cual participó también el dirigente político ultraconservador y precandidato a presidente de México Eduardo Verastegui.

Señaló sobre ese punto que Bariloche, durante el gobierno de Cortés, llevará adelante “políticas de Estado que brinden apoyo para combatir y prevenir este tipo de delitos contra los niños de nuestra nación”.

La funcionaria también declaró haber mantenido contactos con la diputada del mileísmo por Río Negro Lorena Villaverde, en la búsqueda de afinar “el compromiso de gestionar lo necesario para que la provincia y Bariloche cuenten con el apoyo del gobierno nacional”.

Venini fue consultada por Diario RÍO NEGRO sobre los detalles de su primera semana a cargo de la “Coordinación Nacional” pero prefirió evitar la charla telefónica y envió el resumen de su actividad en un comunicado, con membrete propio de su dirección, que además difundió en Instagram, por afuera de la estructura de prensa del municipio.


La dimensión social y espiritual


El subsecretario de Culto, Leonardo Gatica, es pastor del centro cristiano “Qué haría Jesús” y dijo que en los últimos años su trabajo se enfocó en el dictado de talleres de prevención de abusos sexuales y el acompañamiento a las víctimas.

Aseguró que Cortés le encargó realizar un relevamiento de todas las instituciones religiosas de la ciudad y con ese fin ya tiene acordada una reunión para la próxima semana con el obispo católico, Juan Carlos Ares.

Refirió que su propósito es aceitar los vínculos con todos y “unificar fuerzas para seguir trabajando hacia la sociedad”. Gatica remarcó que Cortés tiene decidido en su gestión otorgar especial atención “a lo social y a lo espiritual”. En relación a lo social dijo que se centrará en el trabajo de las iglesias dirigido, por ejemplo, “a la gente que no tiene acceso al trabajo y los chicos que no terminan la escuela”.

Sobre la dimensión espiritual, el pastor refirió que “tiene que ver con el ser interior del ser humano”: Pero no fue específico ante la consulta sobre cómo puede intervenir el municipio en ese terreno.

Aseguró que procurará acompañar desde el municipio “las tareas que desarrollan las comunidades de fe”, aunque admitió que los recursos económicos son muy escasos. “Se tratará de poner un granito de arena donde sea posible”, sostuvo Gatica.

Dijo que por ahora la subsecretaría no tiene organigrama propio ni personal a cargo. Su escritorio, dijo, está en la delegación municipal Sur, sobre la avenida Herman, y es “compartido” con otro funcionario.


Las misiones en el papel


Aunque se jactó de conformar un equipo de gobierno menos voluminoso que el de su antecesor Gustavo Gennuso, el intendente Cortés creyó conveniente asignar atención específica a las organizaciones religiosas con una subsecretaría nueva, que depende de la jefatura de Gabinete y con una dirección reservada a sus socios libertarios, con la idea de que le aseguren llegada al gobierno central

Según la ordenanza del organigrama, a la subsecretaría de Gatica se le asignó la misión de “definir políticas relacionadas con los distintos cultos que se practican en la ciudad”, y entre sus misiones están las de “fortalecer la institucionalidad para que se garantice una verdadera protección del derecho de la libertad religiosa y de culto, implementar estrategias para fortalecer y articular iniciativas y proyectos sociales provenientes de las entidades religiosas” y también “asesorar a cualquier funcionario que requiera asistencia en cuestiones de índole religiosa”.

El subsecretario debe ocuparse además de “promover políticas que tiendan a erradicar la intolerancia, exclusión, persecución, divulgación y creación de estereotipos negativos por motivos de la religión, expresión de fe o creencia”.

La dirección de Coordinación también depende del jefe de Gabinete, Héctor Leguizamón Pondal, y la descripción de sus incumbencias es más sintética y ambigua.

La tarea encomendada a la directora Venini es la de “establecer relaciones con el gobierno nacional, participar en mesas de trabajo de las instituciones con actividad y objetivos municipales”.

Sus funciones específicas son dos: “relacionarse con otros gobiernos municipales y/o provinciales en la búsqueda de convenios y relaciones que mejoren la calidad de vida de los vecinos de Bariloche” y al mismo tiempo “diseñar políticas de coordinación entre diferentes estamentos del Estado”.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios