Negrito: del borde de la muerte a una vida feliz

Después de ser rescatado del barrio Los Hornitos, de Neuquén y realizar un mes de tratamiento riguroso, Negrito encontró una familia en Cipolletti, que lo adoptó con mucho amor.

La importancia de dar aviso de una situación determinada y pedir ayuda puede resultar la única esperanza, para salvar la vida de aquellos quienes se encuentran en peligro. En este caso lo fue para “Negrito”, un perrito rescatado del barrio Los Hornitos, de Neuquén que hoy es el protagonista de nuestra historia.

El cambio se apreciaba a medida que pasaban los días

Belén Muñoz – una joven neuquina, que hace varios años se dedica a ayudar a los animales en situación de abandono- recibió el mensaje del pedido de ayuda el 11 de octubre de este año. Su gran afinidad con los animales, la llevó a descubrir su profesión de peluquera canina y aunque se encontraba en pleno trabajo, no dudó en hacer pública la situación para conseguir tránsito y realizar el rescate de urgencia.

“Me avisan al teléfono con un video donde se ve un perrito destruido”, cuenta Belén a Río Negro y efectivamente la ayuda fue instantánea de la mano de Micaela Gutiérrez, quien fue de inmediato al lugar.

En las primeras atenciones mostraba mejoría a pesar de su flacura

El cuadro era desgarrador al comprobar que el perro, de porte pequeño, se mostraba como un manojo de pelos enredados y huesos pronunciados por su extremada flacura.

“Somos muy pocas las personas que nos involucramos, siempre intento ayudar de alguna u otra manera a estos indefensos animalitos y cuando vi el video, no dudé en ir a buscarlo. Se encontraba en total abandono y agonizando y no creo que soportara pasar un día más en esas condiciones”, aseguró Micaela. Y agregó: “su desnutrición, pesaba menos de tres kilos y la mandíbula rota con todos sus dientes sueltos y la sarna”. A todo esto, se sumaba al diagnóstico veterinario la confirmación de la presencia de Erlichia y dos heridas en los ojos ocasionando ulceras que limitaba su visión.

Sin embargo, los cambios eran enormes cada día y se divisaba las ganas de vivir de Negrito, con su fuerza de voluntad, según cuentan las muchachas, que cumplían con los tratamientos al pie de la letra, con cada indicación médica. Tanto Mica como Belén hicieron que el esfuerzo diera sus frutos notablemente.

Esta semana, la vida de Negrito cambió totalmente, cuando Irma Quiroga y Feres Bel de Cipolletti, lo adoptaron después de varios días de pruebas y adaptación, para confirmar que el animal se encontrara a gusto.

Finalmente Negrito fue adoptado por una familia de Cipolleti, dejando atrás un pasado de abandono

Esta es una de tantas historias que habitualmente suceden a diario, solo que no siempre la gente se involucra y adopta un perro rescatado. Así como lo hacen Belén Muñoz, rescatista neuquina, que desde hace varios años ayuda a animales de la calle que otros abandonan sin culpa alguna, y Micaela Gutiérrez, una joven oriunda de Tierra del Fuego que llegó a Neuquén hace apenas tres años. Ellas no pueden ser indiferente ante la necesidad de socorrer un animal en circunstancias de maltrato y abandono.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora