Netflix: tres series para ver este fin de semana



“The Society”

Esta distopìa adolescente es tensa y esta violentamente narrada, aunque en la trama nada es lo que parece ser. Nos preguntamos aquí sobre ¿qué es el poder? y ¿cuál es la forma de ejercerlo? Se mete con temas como el capitalismo, la democracia, el fascismo y la anarquía.

Estos jóvenes se transforman en los más tremendos villanos, los despreocupados, los bailarines, los deportistas, los músicos, los sacerdotes, los abogados y los jueces, a fin de cuentas. Nada que envidiarle a la sociedad norteamericana, ¿verdad?

Se cruzan además historias como las de la violencia sexual, violencia de pareja, relaciones homosexuales ocultas por vergüenza, empoderamiento femenino, abuso de poder de las fuerzas policiales y así. Buenas actuaciones, excelentes intérpretes, jóvenes osados que se animan a interpretar cualquier rol.

Abunda el misterio en la trama en esta historia creada por Christopher Keyser. La propuesta no te suelta y te mantiene pegado a la pantalla.

Muertos para mi”

Jen (Christina Applegate) y Judy (Linda Cardellini) se conocen en un grupo de autoayuda para sobrellevar el duelo. La serie fue comparada con “Big Little Lies”, por ejemplo.

Cargada de humor negro, la comedia de Liz Feldman está teñida además de angustia, ira, llanto, simpleza y dificultades para abrirse al mundo. El contacto entre ellas fue inmediato y, finalmente, conmovedor.

Muy buenas actuaciones y belleza. La serie logra fuerza gracias a las vueltas de tuerca que caracterizan a cada uno de los diez episodios y a la dinámica que logran sus protagonistas.

Esta dupla desafía los mandatos sociales y puede reírse a pesar de todo. Si querer queriendo, se hacen amigas.

Gente que viene y bah”

Esta historia llega desde España. Con la gran Carmen Maura, dirigida por Patricia Font la acompañan en el elenco Clara Lago, Álex García, Alexandra Jiménez, Paula Malia, Fernando Guallar, Carlos Cuevas y otros.

Todo parece tranquilo en la vida de Bea, una joven talentosa arquitecta, hasta que descubre a su novio en la cama con una de las presentadoras más bella de la pantalla chica y es despedida con una indemnización absurda.

Con el desastre que ocupó todo su cuerpo, Bea decide volver a su pueblo natal. Además de un paisaje idílico, le espera un futuro incierto, una familia como poco normal y un vecino “misterioso”.

“Así nos va a las mujeres. Es que somos gilipollas”, expresa la protagonista con indignación. Los diálogos parecen graciosos y agiles, además de cargado de ironía y comicidad. Vale la pena verla, si es que estamos pasando por un momento triste porque nos hace reír.


Comentarios


Netflix: tres series para ver este fin de semana