Neuquén, la ciudad de los 200 cafés

La mayoría está en el centro y refleja nuevas costumbres.



NEUQUEN (AN).- En medio de la agitación de una ciudad que parece no dormir, todos los días miles de personas se detienen unos minutos frente a un pocillo. Y al mejor estilo de las grandes ciudades cosmopolitas, en Neuquén más de 200 locales destinados a este deguste abren día a día sus puertas y están generando un cambio en las costumbres de los locales que consolidan la cultura del café.

Ya sea para desayunar, hacer tiempo entre un trámite y otro, compartir con amigos o simplemente por placer, lo cierto es que las razones por las cuales los neuquinos deciden detenerse en a tomar un café son de las más variadas.

Este fenómeno que se diversifica y extiende en la ciudad se ve favorecido por la más que importante cantidad de locales de cafetería. Según los registros de la dirección de Comercio de la municipalidad, en Neuquén funcionan 281 cafés, que se encuadran dentro de las más diversas categorías como por ejemplo bares, cantinas y confiterías.

Además se trata de un fenómeno que está en crecimiento ya que en los últimos tres años 77 locales del rubro abrieron sus puertas y se anexaron a esta importante oferta.

Paradójicamente si bien desde el área de Comercio se calcula que la ciudad cuenta con una muy importante cantidad de cafeterías, en realidad la ciudad no posee comercialmente la categoría “café” por lo que la cantidad de locales destinados a este rubro podría ser aún mayor e incluir a otro tipo de comercios como los resto-bares.

Si bien estructuralmente la mayoría de los cafetines son parecidos, la amplia gama de servicios adicionales que en ellos se brinda es el principal factor que lleva a los consumidores a escoger uno y no otro lugar. Y precisamente esta oferta adicional está tan diversificada que no sólo se pueden encontrar en la ciudad cafés que ofrecen diarios, sino también televisión satelital, venta de ropa, espectáculos en vivo e incluso un buen corte de pelo.

Desde hace años los más antiguos bares del microcentro capitalino cuentan con la presencia infaltable de periódicos locales y de Buenos Aires a disposición de los clientes. Estas confiterías reciben a la mayoría de sus habitués durante las mañanas y generalmente se trata de oficinistas, empresarios y vecinos que hacen trámites en el microcentro.

Otras cafeterías ofrecen la posibilidad de acompañar el momento con algún programa emitido por televisión satelital. Las grandes pantallas ubicadas en distintos puntos de los locales son las más bus

cadas ante cada torneo deportivo del más alto nivel.

Para los más activos también se encuentran locales donde junto al deguste de un buen café también se puede jugar al ajedrez o al pool.

Los tradicionales café-concert también abren sus puertas en la ciudad de Neuquén, donde oficialmente 11 locales se encuentran inscriptos bajo esta categoría.

Sin embargo uno de los locales más llamativos, que inevitablemente nos remite a un clásico de la televisión argentina, es la peluquería-café que desde hace varios años funciona a pocos metros de la Casa de Gobierno. En este salón especialmente acondicionado se conjugan dos espacios, el de la peluquería masculina y el de una confitería, aunque claro está que la mayoría de los clientes optan por tomarse un cafecito mientras le cortan el pelo.

Ya en los barrios el clásico “copetín al paso” ha cobrado nuevamente vigencia y está llevando a que incluso en los sectores más alejados de la ciudad haya un espacio destinado a este deguste que parece estar configurando una nueva característica de la ciudad, una cultura del café que de a poco está diferenciando a Neuquén de otras localidades de la región.


Comentarios


Neuquén, la ciudad de los 200 cafés