Neuquén le pone límites a la extracción de áridos

El municipio controlará las canteras existentes.No se podrá sacar material de la costa de los ríos.



NEUQUEN (AN).- La municipalidad neuquina prohibirá la extracción de áridos en la costa de los ríos, regulará fuertemente las canteras existentes y no habilitará nuevas explotaciones dentro del ejido urbano porque las empresas abandonan el lugar sin realizar las tareas de saneamiento.

El resultado es una postal del suelo parecida a un queso gruyere con fuerte impacto ambiental negativo, incrementado por la extracción furtiva, el volcado de basura y de chatarra en forma no controlada.

En Neuquén hay más de 30 canteras entre las habilitadas, clandestinas, activas e inactivas distribuidas en la meseta, en el borde de barda y en el área de valle. Por esta razón el municipio dejará únicamente la cantera municipal para uso de la obra pública y determinará un área de uso restringido.

La finalidad es acotar al máximo la dispersión de la actividad en un área de 30 hectáreas en inmediaciones al centro de disposición final de basura domiciliaria, siempre con previa autorización oficial.

Las conclusiones surgen de un informe técnico encargado al geólogo Enrique Tipping, que hace un pormenorizado relevamiento. Es la base del proyecto de ordenanza que el Ejecutivo girará esta semana al Concejo Deliberante para empezar a aplicar una política de ordenamiento.

En la planicie y en el borde de meseta hay cavas enormes de hasta 50 hectáreas de ancho y 8 metros de profundidad, con peligro de desprendimiento. De hecho, se produjeron accidentes fatales en el área del Cañadón de las Cabras.

La explotación de minerales en la zona del valle se realiza por debajo del nivel freático, los pozos son profundos y se forman lagunas permanentes.

El subsecretario de Gestión Ambiental, Carlos Roca, explicó que a las empresas no se les exige rellenar las cavas pero sí realizar el saneamiento, una vez finalizada la explotación de volúmenes acotados o en forma simultánea si la explotación es de gran extensión. Pero por lo general las firmas no cumplen las medidas de mitigación y los agujeros en la tierra se convierten en receptáculos de cuanta basura da vuelta por la ciudad, lo cual genera un costo ambiental y económico que recae sobre el municipio y los contribuyentes.

El informe menciona que “el elemento más común de relleno parcial o total es basura de todo tipo, desde chatarra a desperdicios domiciliarios con alto contenido de materia orgánica” y riesgo contaminante.

La regulación necesita de un acuerdo con la dirección provincial de Minería, el organismo responsable de otorgar las habilitaciones (ver aparte).

Extracciones ilegales

El documento técnico revela la existencia de extracciones ilegales, de canteras habilitadas inactivas y de inactivas con signos de movimientos de árido recientes. También da cuenta de una cantera que figura como activa, ya que continúa solicitando guías mineras, pero hace 14 años no se explota, de lo que subyace la posible comisión de delito.

A esta situación se llega por falta de control o de controles deficientes, tanto municipales como provinciales.

En este punto el informe recomienda taxativamente no permitir en el futuro concesiones para la apertura de nuevas canteras dentro de la capital.


Comentarios


Neuquén le pone límites a la extracción de áridos