Caso Lautaro: declararon al agresor culpable pero sólo de lesiones graves

El tribunal resolvió por unanimidad, dijo que la fiscalía y la querella no acreditaron la tentativa del homicidio. También desestimó el pedido de la defensa de Nehuen Hernández Rodríguez que planteó la defensa de terceros.

14 jun 2018 - 07:57

No fue tentativa de homicidio, ni legítima defensa de terceros. Nehuen Hernández Rodríguez (18) fue declarado penalmente responsable por unanimidad de lesiones graves contra Lautaro Bettini Speranza (20), un delito que contempla penas que van de uno a seis años de prisión y que podría valer su libertad, en caso que la sentencia no supere los tres años. Ayer los jueces dieron su veredicto y criticaron los planteos que hicieron las partes acusadoras y la defensa.

Te puede interesar Video: Seis meses después de la brutal agresión, cómo fue el caso de Lautaro

En las veredas de la Ciudad Judicial había un puñado de personas con bombos. Los amigos de Nehuen, al igual que todo el juicio, se reunieron y empapelaron la entrada a los edificios de la Justicia y pidieron la libertad del muchacho.

La sala de audiencias 12 donde se desarrolló todo el debate, estaba dividida en dos, a un lado los familiares de Nehuen, del otro estaba Lautaro con sus allegados y en el medio había un cordón de policías que lo separaba, eran una decena de efectivos del servicio penitenciario para evitar que se genere cualquier tipo de incidentes en la habitación.

Los tres jueces Richard Trincheri, Diego Piedrabuena y Carina Álvarez, llegaron a las 13 en punto y anunciaron que el fallo había sido dictado por unanimidad. De ahí en adelante el primero de los magistrado pasó a explicar algunos de los fundamentos y luego de 30 minutos leyó el veredicto: “el señor Nehuen Hernández Rodríguez debe ser declarado autor penalmente responsable del delito de lesiones graves previsto y penado en el artículo 90 del código penal”.

El sustento para calificar el hecho de esa manera fue que el accionar del imputado fue antijurídico, basaron su resolución en los dichos de un psiquiatra que analizó al muchacho y que declaró durante el juicio que “no encontró ningún estado de inconsciencia. En relación al hecho -Nehuen- actúo con una ebriedad simple e incompleta, que no le impidió comprender la criminalidad del acto o de sus acciones”.

En cuanto a las calificaciones que habían planteado la fiscal Sandra Ruixo y la querellante, Melina Pozzer, de homicidio simple en grado de tentativa, aseguraron que no se pudo probar el dolo homicida, es decir que no pudieron esclarecer que Hernández Rodríguez tuvo intenciones de matar. Piedrabuena agregó que los acusadores “omitieron litigar sobre algunas cuestiones que se podrían haber introducido en la acusación”.

El tirón de orejas también fue para la defensor particular Gustavo Lucero, quien solicitó que el muchacho sea declarado no culpable, por haber actuado en legítima defensa de terceros. Trincheri sostuvo que “Lautaro no estaba armado, no era un boxeador, tampoco era un púgil amateur que había destruido a dos o tres personas antes” y agregó que “no se justifica que lo golpeen en la cabeza”.

Te puede interesar El acusado aseguró que golpeó a Lautaro para defender a otro joven

Los jueces criticaron a las partes y sostuvieron que los acusadores y que la defensa crearon “falsas expectativas” para los familiares de la víctima y los del imputado.

“La fiscalía y la querella habían prometido al principio que el dolo homicida se iba a acreditar. No se logró acreditar”,
explicó el juez Richard Trincheri, al explicar los fundamentos del fallo.
“Yo siento que me mató en vida”, manifestó Lautaro

–¿Intentaron matarte, como argumentaron la querella y la fiscalía? –se le preguntó a Lautaro Bettini Speranza, cuando se conoció el veredicto.

–Si, yo creo que intentó matarme, la intención está clara. No sólo eso, para mí personalmente, yo siento que me mató en vida desde mi punto de vista. Quizás la sentencia no vaya a ser la que yo esperaba, pero si los jueces lo dictaminan así es porque así debe ser –respondió el joven de 20 años.

La madre del muchacho, Vanesa Speranza, se limitó a decir “Siempre estuve disponible, pero creo que no es un buen momento para hablar”, al finalizar la audiencia.

Las caras entre los familiares y amigos de Lautaro que participaron de la audiencia demostraban tristeza porque aguardaban una sentencia más grave, de hecho, Vanesa solicitó en reiteradas oportunidades “un fallo ejemplificador”. El grupo se retiró rápidamente del recinto.

Del otro lado de la sala y cuando los jueces apenas dieron a conocer su resolución, los familiares de Nehuen Hernández Rodríguez ya habían comenzado a demostrar alivio, algunos de ellos se tomaron las manos e incluso se abrazaron. En las puertas de ingreso de la Ciudad Judicial la historia fue distinta, los bombos que traían los amigos de Nehuen sonaron con fuerza y se escucharon innumerables aplausos cuando el abogado del joven trasmitió la resolución de los jueces.

Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.