Niño Kamikaze: lo nuevo del rock local suena funky

La banda cipoleña está dando qué hablar con su más reciente producción, “Chacra”, una sesión audiovisual que muestra un repertorio con mucho groove.



Las nuevas bandas están conquistando el escenario principal de la música alternativa local, y con improntas que vienen del trap y el funk. Así, Niño Kamikaze nace en las entrañas cipoleñas y busca posicionarse como una apuesta seria con su más reciente producción:las sesiones reunidas bajo un nombre muy de acá: “Chacra”.
El lema que los guía es “vivir al límite, llevar una filosofía Kamikaze y transmitir buenas vibras al ritmo del Funk”. Ellos buscan experimentar y nada parece interponerse en su camino. Saben lo que quieren y van en busca de ello.


Como parte de la nueva movida indie reunida alrededor de Valle Sonico, Niño Kamikaze se identifica con un amplio abanico de referentes musicales y artísticos. Desde Luis Alberto Spinetta, cuya inspiración le aportó buena parte de su identidad, a su hijo Dante y a su eterno coequiper, Emmanuel Horvilleur. Además, fliparon con Ca7riel y C-funk. Sancamaleón aportó en su sello también.
De alguna forma, la cultura cipoleña los hermanó y, agrupados en la Casa de la Música, tuvieron la suerte (y el orgullo) de cruzarse con artistas como Zezé y Luis Perego. “Zezé fue uno de mis profesores en la Casa de la Música”, cuenta Mariano González, quien además del bajo, la voz y los sintetizadores, oficia de manager del grupo. “Él fue uno de los que me abrió la cabeza con la música”, reconoce.
Estos pibes de entre 23 y 25 años traen una mirada fresca e intuitiva del arte y buscan remover ese polvo añejo debajo de la alfombra regional, pero sin olvidarse de sus orígenes.


“Chacra” es una sesión que rodaron en formato de video de manera profesional y mostrando un completo y muy bien logrado repertorio. Fue en una chacra local y buscaron crear algo “trascendental” y de lo que “no existan antecedentes”, dice, emocionado, Mariano. “Surgió la idea de hacer algo representativo del valle, algo que nosotros sentimos como identidad”, resume.
Aunque hacen música desde muy chicos, la banda está cumpliendo sus primeros seis años. La cuestión cooperativa también parece ser parte de esta nueva generación que vino a cambiarlo todo y por eso se sumaron a la experiencia de Valle Sónico.


“Buscamos difundirnos entre todos y que no haya competencia entre nosotros. Nos compartimos y nos disfrutamos como músicos y amigos, compañeros del rubro y de forma cooperativa y colaborativa”, explica. Bandas como Darlas, de Cinco Saltos; Papeles o Vrule son también parte de este colectivo.

La sesión “Chacra” puede verse en el canal oficial de la banda en You Tube, Niño Kamikaze Oficial.


Podría decirse que en 2016 dieron un salto en calidad y en cantidad. Sumaron nuevos músicos y enriquecieron así su sonido con más instrumentos. En junio de 2018 presentaron su single llamado “Estoy despierto” y empezaron a tener cierta repercusión regional. A la par, lanzaron el videoclip, y se encontraron con el arte visual como soporte para apoyar lo que buscan comunicar.

Niño kamikaze no sólo promete, sino que fluye en la necesidad de hablar “otro idioma”, ese que está adentro y que “es una forma de sentirse libre”, rezan como una plegaria al rock, porque, aunque kamikazes, son niños y nunca quieren dejar de serlo.

La banda: aquí están, ellos son

Mariano González: bajo, voz y sintes
Enrique “Coco” González: guitarra, voz y kaossilator
Marco Sáez: guitarra.
Nehuen Irurzun: percusión.
Joaquin Isern: batería
Luciano Llanos: teclados y sintes.


Comentarios


Niño Kamikaze: lo nuevo del rock local suena funky