No hay dudas: el festival de jazz fue todo un éxito

Intérpretes de calidad, buen clima y turismo calificado le dieron otro movimiento a El Bolsón



Florencia Grasselli y Roque Crescitelli fueron algunos de los que le pusieron brillo al festival.
EL BOLSON (AEB)- Concluyó el segundo “El Bolsón Jazz Festival 2002”, pero aun resuenan en las calles de la localidad los ecos de saxos y trompetas, la gravedad de los contrabajos y la armonía de voces como las de Viviana Cimarelli y Florencia Grasselli.

El encuentro musical fue exitoso en todo sentido: no sólo por la calidad de los participantes y la “onda” que se generó sino que también permitió la llegada de un turismo calificado que se hizo notar.

Fue difícil asistir a todas las actuaciones, porque por cantidad y extensión, ocuparon todo el día, entre el viernes y el domingo. Por ello, la mayoría de los espectadores hacía “zapping” tratando de abarcar la mayor cantidad de presentaciones.

Por tres jornadas, la calle principal de El Bolsón se transformó en un inmenso escenario al aire libre, con paradas obligatorias en distintas veredas donde se armaba la movida jazzística. Así es que Luis Cide, Clara Bo Jazz o la Bariloche Original Jazz Band sonaron en la vereda de la biblioteca, mientras que Florencia Grasselli y el trío Rappoport/Villar/González lo hacían en el patio de Jauja, algunos metros mas allá.

Si el visitante quería caminar hacia el sur podía encontrarse a los “Tres Atriles” en Il Rizzo o Ledesma-Angelillo en Cerro Lindo. El lugar no importaba. Donde sonara la música se armaba un picnic improvisado con familias enteras desparramadas placenteramente sobre el césped.

Desde lo musical, el festival de jazz dejó muchas gratas novedades y varias confirmaciones. Decir que Luis Cide, Ledesma/Angelillo, Viviana Cimmarelli, Miguel Tallo y Grupo Afro o Juanjo Miraglia son artistas consagrados parece una obviedad, pero en El Bolsón ratificaron la calidad de su arte.

Por otra parte, Florencia Grasselli “apabulló” con su voz, potente y clara, “Antú” arrancó aplausos por esa fusión de música andina con notable influencia jazzística y Franov/Cabezaz dieron cátedra de cómo maravillar a un auditorio.

No hubo actuaciones discordantes. Los regionales se lucieron a la hora de pisar el escenario. Valentín Cora Fusión trío, In-Fusión Sudaca, 2000No, los Dr. Jekill and Mr.Jazz y los locales Alejandro Aranda, Juan Merlo, Roberto Rivero y otros, demostraron por qué llevan en la sangre esta música.

El cierre, con jam sessión incluida, fue el soñado por todos. Por allí, la trompeta de Roque Crescitelli se mezcló con el peruano Claudio Arbañil y la guitarra de Juanjo Miraglia, más todos los músicos que quisieron compartir el final a “toda orquesta”.

Desde lo turístico el saldo también fue positivo porque durante los tres días la localidad presentó un lleno total, no sólo en alojamiento sino también en gastronomía, algo que sirvió para anticipar la inminente temporada alta que se avecina en la región.


Comentarios


No hay dudas: el festival de jazz fue todo un éxito