No medirán los consumos de gas y cobrarán un estimado

A los hogares les facturarán el mismo volumen que consumieron en 2018 y 2019, y a los comercios e industrias les pedirán una declaración jurada de sus demandas.





La demanda de gas cayó un 23,5% desde que arrancó el aislamiento social. Foto: Alfredo Leiva

La demanda de gas cayó un 23,5% desde que arrancó el aislamiento social. Foto: Alfredo Leiva

Las empresas distribuidoras de gas como Camuzzi no realizarán lecturas de medidores mientras dure el aislamiento social. A los hogares les facturarán el mismo volumen que consumieron en 2018 y 2019, y a los comercios e industrias les pedirán una declaración jurada de sus demandas, en el entendimiento de que la caída de la actividad económica tiene directo correlato en el uso del combustible.

La demanda de gas cayó un 23,5% desde que arrancó el aislamiento social como medida preventiva de la dispersión del coronavirus, pero en los hogares creció más de 9%, según datos de las empresas distribuidoras.

La pendiente en el consumo de gas en grandes comercios e industrias fue del 19,6% y en la demanda de GNC, un exponencial 73,3%.

“El reglamento de servicio establece que cuando no se puede tomar estado de los medidores (luego de las correspondientes visitas) se puede estimar la facturación en función a los consumos promedio en el mismo periodo de los dos años anteriores. La estimación es un procedimiento absolutamente válido y normado. Naturalmente luego, con la lectura real, se contrastan los datos y las diferencias se saldan a favor del usuario o viceversa”, explicó una fuente de Camuzzi.

Pero en los casos de nuevos medidores residenciales o de viviendas que no tuvieron consumos en los últimos años, no hay referencia para la “lectura estimada”.

Lo mismo ocurre con los comercios e industrias que dejaron de vender o producir, o que lo hicieron a un ritmo muy bajo.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) acaba de disponer un nuevo método provisorio de facturación para estos casos. “Se ha observado el caso de usuarios no residenciales que (…) no se encuentran produciendo, es decir: no están realizando actividades productivas o, si lo están, resultan muy por debajo de lo habitual”, escribió el organismo en la resolución. En este caso, “la emisión de una factura con consumo estimado (…) no reflejaría la situación real de consumo”.

En esta circunstancia, las distribuidoras “podrán, tanto para usuarios no residenciales como para usuarios residenciales nuevos en el servicio, sin histórico de consumo o con datos históricos de consumo menor a un año, tomar el estado de medidor respectivo bajo declaración jurada del cliente”.

Para eso “deberán utilizarse aplicaciones, entornos del sitio web u otras herramientas informáticas que pudieran habilitar a fin de recibir las declaraciones juradas de los usuarios y su información correspondiente”.

Una vez superada la crisis sanitaria, “las diferencias a favor del usuario, como consecuencia de volúmenes en exceso respecto a la lectura real obtenida, por una factura ya emitida con consumo estimado, deberán ser reintegradas en la/s factura/s siguiente/s; salvo que el usuario formule un reclamo con relación a tal consumo estimado, para lo cual el ajuste de la facturación se efectuará en el marco de la resolución del mismo”, determinó el Enargas.


Comentarios


No medirán los consumos de gas y cobrarán un estimado