"No tengo ninguna cuenta, buscan destruirme"

Carlos Menem volvió a negar ayer que tenga una cuenta bancaria en Suiza y atribuyó a una campaña para "destruir" su "imagen" las denuncias sobre supuestos pagos que recibió del gobierno de Irán para desvincular a ese país del atentado a la AMIA. "No existe ninguna cuenta... pero ninguna cuenta abierta en Suiza a mi nombre", reiteró Menem en declaraciones radiales.

El ex presidente dijo que esas denuncias obedecían a una "sinistra campaña que busca destruirme", por la que acusó a "algunos periodistas, algunos medios y quizás de algunos adversarios políticos, por no decir enemigos políticos".

"También se habla de algunos parientes míos", agregó y consideró "absurda" la versión dada por un testigo iraní en el marco de la causa que investiga el atentado contra la Amia, en la que aludió al supuesto pago del gobierno de Irán. "Tampoco creo que haya una cuenta con depósitos del gobierno iraní, es un absurdo, es muy torpe lo que se dice y tendremos que esperar el tiempo prudente, además de los oficios que se enviarán a las autoridades suizas, en forma oficial", agregó .

Ayer Suiza confirmó que el gobierno de De la Rúa había solicitado asistencia jurídica para esclarecer el caso de una cuentas nombre del ex presidente y de la que ahora se investiga si tiene vinculación con el atentado a la AMIA. La solicitud llegó a manos de las autoridades suizas en diciembre a Berna, y fue trasladada a las autoridades legales competentes en el cantón de Ginebra, donde el fiscal, Bernard Bertossa, confirmó el bloqueo de dos cuentas, con unos 10 millones de dólares, en el marco de una investigación por lavado de dinero y vinculado al ex presidente.

La AMIA reclamó ayer que se investigue "todo y a fondo" para esclarecer el atentado que destruyó la mutual judía, fundamentalmente si Irán le pagó a Menem para encubrir su culpabilidad en el atentado. (Télam, DPA)

Comisión investigadora de actividades financieras

La Cámara de Senadores aprobó un proyecto de resolución que establece la creación de una comisión investigadora de entidades financieras y de toda otra sujeta al control del Banco Central de la República Argentina.

La iniciativa, impulsada por la justicialista tucumana Malvina Seguí, guarda relación con la denuncia pública efectuada por el presidente Eduardo Duhalde en su discurso ante la Asamblea Legislativa en el que dio cuenta de posibles irregularidades en el giro de fondos al exterior. La propuesta, que fue votada minutos antes de las 3 de la madrugada y luego de la aprobación de la reforma a la ley de quiebras, estipula que el grupo de trabajo estará integrado por siete senadores quienes deberán expedirse sobre el tema en un plazo de 120 días.

Al fundamentar el proyecto, Seguí afirmó que en febrero de 2001 había depositado en el sistema bancario argentino un total de 89.777 millones de pesos, mientras que en enero de 2002 la cifras se ubican en 67.156 millones, es decir 22.621 millones menos que los que había en el inicio del período. "Este es un tema de actualidad, que tiene responsables que deben ser individualizadas para que no sigan estando presentes en nuestros gobierno y en nuestras decisiones", dijo Seguí, al tiempo que aseguró que hay "operatorias y métodos de funcionamiento del sistema financiero argentino que tiene dejar de tener vigencia".(DyN)


Comentarios


"No tengo ninguna cuenta, buscan destruirme"