Nueva ola de atentados y más denuncias de torturas en Irak

Al menos 26 personas murieron en varios ataques de la resistencia



BAGDAD (AFP/AP) - Veintiséis personas murieron ayer en Bagdad en ataques reivindicados por el islamista Abu Musab al Zarqawi, haciendo resurgir el temor a un rebrote de violencia antes de los comicios del 30 de enero.

Los ataques de Bagdad, que dejaron además 24 heridos, ponen fin a una relativa calma en la capital desde el inicio de la operación contra el bastión sunita de Falluja en noviembre, que según el ejército estadounidense era el refugio del grupo Zarqawi. "Esto forma parte de una estrategia que consiste en multiplicar los ataques terroristas para tratar de impedir la celebración de las elecciones generales", declaró el portavoz del ministerio del Interior Sabah Kadhem.

En el primer ataque, un comando asaltó una comisaría del barrio Al Amel, al oeste de Bagdad, causando doce muertos entre los agentes y cinco heridos, según fuentes médicas. Un oficial de policía contó que unos sesenta agresores en vehículos civiles y taxis se apostaron en torno a la comisaría antes de atacarla con cohetes, metralletas y armas ligeras. "Los 22 oficiales y agentes que estaban dentro replicaron y tres murieron en los tiroteos pero cuando se quedaron sin municiones, los asaltantes entraron y se llevaron a varios al tejado, donde los ejecutaron de una bala en la cabeza", añadió. "Abrieron las celdas, dejaron marchar a unos cincuenta presos y atacaron con cohetes a dos vehículos policiales que llegaban con refuerzos", dijo. El grupo Zarqawi reivindicó este ataque en un comunicado. El último ataque, cerca de la "mezquita Hamid al Aluán causó catorce muertos y diecinueve heridos", dijo un responsable del ministerio del Interior, según el cual fue obra de cuatro kamikazes. Además, seis personas murieron y otras 18 fueron heridas en Mosul.

 

Ahora, torturas en la Armada

 

En tanto, las fuerzas armadas estadounidenses iniciaron una investigación penal en torno a unas fotografías que parecen señalar que elementos de fuerzas especiales de la Armada se sentaban sobre detenidos con los rostros cubiertos y esposados, y otras que muestran a prisioneros ensangrentados, uno con una pistola apuntándole a la cabeza. Algunas de las fotografías tienen la fecha impresa y parece que fueron tomadas en mayo del 2003, lo que las convertiría en las primeras pruebas de posibles abusos de prisioneros en Irak. Las prácticas de abuso, mucho más brutales, que fueron fotografiadas en la prisión iraquí de Abu Ghraib ocurrieron algunos meses más tarde. Un periodista de la Associated Press descubrió más de 40 fotografías en un sitio de Internet para compartir fotografías, que fueron colocadas en la Red Mundial por una mujer que dijo que su esposo las había traído de Irak después de haber cumplido su misión en ese país.

Esta y otras fotografías parecen exhibir lo que ocurrió después de que los soldados llevaron a cabo allanamientos en hogares de civiles. Las fotografías, fueron entregadas al Servicio de Investigación Criminal de la Armada, que investigará si éstas exhiben algún delito de gravedad, señaló el comandante de la Armada, Jeff Bender.


Comentarios


Nueva ola de atentados y más denuncias de torturas en Irak