NUEVO PRESIDENTE: Kirchner descartó "salidas mesiánicas" y apuesta al consenso 17-5-03

Kirchner a sus anchas en la casa de gobierno de Santa Cruz. Permanecerá todo el fin de semana para definir las medidas y los hombres que lo acompañarán.
El presidente electo, Néstor Kirchner, aseguró ayer que no habrá "salidas mesiánicas" a la crisis cuando asuma el 25 de mayo y apostó porque en su gobierno "haya políticas de consenso nacional y con fuerte capacidad de decisión".

Durante una conferencia de prensa que efectuó ayer en Río Gallegos, indicó que "no se puede hablar de una primera medida, no hay salidas mesiánicas, porque con tres medidas no vamos a hacer un cambio de país. Tenemos que ponernos a gobernar porque esto no se arregla con dos o tres medidas", insistió.

Los argentinos se deben "acostumbrar a la conducción paulatina y correcta del esquema de gobierno", prosiguió el político patagónico.

Desmintió que ayer haya hablado con algunos dirigentes para integrarlos a su futuro gobierno, al sostener que "no puede haber un sólo ciudadano en la Argentina que pueda decir que yo le ofrecí integrar el Gabinete" que anunciaría el próximo lunes.

Sólo confirmó lo que propuso durante la campaña electoral, que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, seguirá en su cargo después del 25 de mayo. Para darle impulso al nuevo gobierno, el titular de Hacienda prepara en estas horas una nueva ley de entidades financieras con la que se buscará que los bancos vuelvan a otorgar créditos, un tema crucial si se quiere lograr el desarrollo económico.

El ex gobernador santacruceño apostó a que "haya políticas de consenso nacional y con fuerte capacidad de decisión" durante su gobierno, pero aclaró que ello no significa crear "necesariamente" políticas de alianzas.

Volvió a negarse a dar precisiones sobre los futuros integrantes de su gabinete de ministros y dijo que "se dedicará a gobernar día a día".

Con respecto a la relación del Gobierno con el Congreso, señaló que él mantendrá un vínculo distinto con los legisladores y que "si esperan que será un toma y daca, no va a ser así".

En otro tramo de la conferencia de prensa, el presidente electo le respondió a Elisa Carrió, quien le había advertido que no pensara en gobernar el país como "un feudo", al estilo de Santa Cruz.

Kirchner le pidió a la líder del ARI que se "tranquilice y se serene" y recomendó que viaje a Santa Cruz y le pregunte a los santacruceños sobre la situación de la provincia.

En otro orden, el santacruceño ratificó su manejo sobre la conformación de su gabinete de ministros al rechazar las distintas especulaciones, aunque comienza a definir sus hombres de confianza que lo acompañarán en el Poder Ejecutivo y que continuarán con la línea de su gestión en Santa Cruz.

Kirchner se mostró durante la jornada, en distintas intervenciones, como quien tiene el control de todas las decisiones de cara a su gestión, al tiempo que trabaja en las primeras medidas de gobierno que, al igual que los comienzos de su gobierno en Santa Cruz, tiene a la puesta en marcha de un plan de obra pública, uno de sus pilares.

"Ya dije que el 19 ó 20 (de este mes) iba a decir el gabinete y no hay ningún hecho que me haya hecho cambiar de posición", aseveró por la mañana, al ingresar a la Casa de Gobierno santacruceña. Luego, por la tarde, rechazaría las versiones periodísticas en torno a su elenco ministerial al asegura que "no puede haber ningún hombre que pueda decir que le he ofrecido un lugar" en el próximo Poder Ejecutivo, para luego aclarar que "yo no me muevo con operadores".

Acerca de sus primeras medidas de gobierno, Kirchner señaló que en el plan de infraestructura "va a tener mucho que ver con las terminación de las obras pendientes" que actualmente se encuentra "paralizadas".

"El primer paso será terminar lo pendiente y el segundo un plan de obra pública paulatino", aseguró. Según funcionarios provinciales muy cercanos a Kirchner, cuando inició su gestión como gobernador de Santa Cruz en 1991, una de sus principales medidas fue obra pública en materia de viviendas, escuelas y hospitales públicos, "y esa es su idea para la Nación".

Con vistas al vínculo que tendrá con el Congreso Nacional, para la aprobación de sus primeras medidas, señaló que "nos vamos a juntar y va a ser una relación distinta" porque "la responsabilidad de los señores legisladores va a ser muy grande".

Durante la jornada de ayer, el mandatario electo mantuvo distintos encuentros con sus mas estrechos colaboradores en la provincia, con el objetivo de definir también su sucesión en Santa Cruz, que estará a cargo de Icazuriaga.


Comentarios


NUEVO PRESIDENTE: Kirchner descartó «salidas mesiánicas» y apuesta al consenso 17-5-03