Figueroa y los pactos

El gobernador de Neuquén deberá elegir su tono frente al conflicto docente: cede un porcentaje más o pone a los docentes en el grupo de “privilegiados” y opta por endurecerse. Hay un esfuerzo de traducción para presentar la extorsión del presidente Milei como un llamado al consenso.

Este lunes empezará otro ciclo lectivo con paro en Neuquén. Lo resolvieron los docentes de ATEN tras rechazar una primera oferta salarial del gobierno de Rolando Figueroa que no contenía actualizaciones por IPC y una segunda que sí, pero no de la manera que esperaban.

El martes harán asambleas para analizar la contrapropuesta que se presentó ayer, pero el secretario general Marcelo Guagliardo ya anticipó que es insuficiente. No contempla la inflación de enero, que fue del 25%, y pretende reemplazarla con un bono «en negro», inaceptable siempre para el gremio de la educación.

¿Pudo Figueroa evitar este desenlace? ¿Quiso? Los funcionarios que encararon la negociación no se mostraron demasiado inquietos por las medidas de fuerza. Era un conflicto esperado porque los tiempos de negociación se acortaron demasiado y las condiciones que propuso el Ejecutivo pueden ser festejadas por ATE, que se apuró y pactó el mismo viernes, pero nunca por ATEN que busca siempre el estándar más alto para sus representados.

El gobierno sabía que hacer «una propuesta de 11 meses» no iba a pasar en este sector, pero un funcionario reconoció a este diario que agregar la inflación de enero la haría «insostenible». Ya el bono de 150.000 pesos que planteó en su reemplazo sumaría 12.000 millones de pesos más a la masa salarial del Estado, que este mes alcanzó los 110.000 millones.

Hay una explicación también de por qué Figueroa no convocó antes a las mesas salariales. Quiso esperar, primero, si el gobierno de Javier Milei cumpliría con la paritaria nacional y, segundo, qué ofrecerían otras jurisdicciones de referencia como Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza y Córdoba. «La primera oferta que hicimos ya era mejor que las que propusieron en esas provincias», plantearon.

Claro que a un docente mendocino podría parecerle tentadora una suba del 62% en cuotas para el primer semestre, pero para un neuquino es inaceptable. El problema de Neuquén, siempre repiten los ministros de Economía, es de expectativas. De la provincia de Vaca Muerta siempre se espera más y más.

Figueroa deberá elegir ahora su tono frente al conflicto docente: cede un porcentaje más para que chicos y chicas vuelvan a la escuela o pone a los docentes en el grupo de «privilegiados» y opta por endurecerse.

El gobernador dio el viernes su primer discurso de apertura de sesiones de la Legislatura y no se salió demasiado del esquema que traían los gobiernos anteriores. Repaso de gestión, propuestas divididas por temática. Se agregó, esta vez, un detalle de la herencia y también el reclamo al gobierno nacional, aunque sin ser del todo confrontativo.

Algo sabía Figueroa del anuncio que daría Milei horas más tarde, frente a la Asamblea Legislativa, porque fue insistente en mostrarse optimista. «Yo confío con que el presidente de la República va a convocar esta noche a una mesa de diálogo», vaticinó.

Hay un esfuerzo de traducción de Figueroa, como de otros gobernadores y diputados dialoguistas como Osvaldo Llancafilo, para presentar la extorsión del presidente como un llamado al consenso. «Esta es la oferta que ponemos arriba de la mesa», afirmó Milei en su mensaje como si se tratara de una negociación con toma de rehenes.

En esa lógica, los secuestrados son los fondos que el gobierno nacional les adeuda a las provincias y los avales que necesitan para tomar créditos con los organismos multilaterales que harán las obras que nadie más quiere o puede financiar. Figueroa tiene un cupo de más de 300 millones de dólares con la CAF y el BID que espera una firma de Luis «Toto» Caputo para concretar un ambicioso plan de pavimentación de rutas.

El rescate que planteó Milei es claro: la aprobación de la Ley Ómnibus o «Bases» que se frustró en la Cámara de Diputados por la «traición» de estos mismos gobernadores. «No confío, pero hago una apuesta a que me demuestren que estoy equivocado», sinceró.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios